Al igual en España, en otros países de Europa han comenzado el proceso de desescalada tras el confinamiento a causa de la crisis del coronavirus. Una de las primeras medidas, dentro de esa etapa, es la reapertura de los establecimientos de hostelería, eso sí, con las máximas medidas de higiene y seguridad para los clientes.

Eso incluye por supuesto mantener la distancia social de seguridad entre los consumidores, una medida difícil de mantener en algunas ocasiones, como se ha comprobado a comienzos de esta semana en Sevilla o Bilbao, donde muchos hosteleros se han visto obligados a no abrir sus negocios. Precisamente, para evitar situaciones de aglomeraciones en un restaurante de Alemania han ideado una original manera de que los clientes no se apelotonen.

Artículo relacionado

En la ciudad de Schwerin, al oeste de Alemania, está el Cafe & Konditorei Rothe, que tiene una bonita terraza donde hasta la pandemia, sus cliente acudían regularmente a disfrutar de su oferta gastronómica y su buen ambiente.

Para que su clientela pueda seguir yendo, ahora que ha comenzado la desescalada, han ideado una curiosa manera de que los consumidores estén bien separados. Medio en broma medio en serio, han repartido entre los clientes de su terraza unos sombreros de los que salen unos churros de gomaespuma como los que se utilizan en las piscinas, a fin de mantener la distancia de seguridad.

Artículo relacionado

Un solución sencilla y económica, a la que los clientes se han prestado de buen grado. Los responsables del local han pegado a los sombreros un churro y la mitad de otro, en forma de T, para que la distancia sea mantenida en todos los ángulos.

En la página de Facebook del Café Rothe se pueden ver las imágenes de los clientes con estos peculiares sombreros con los que evitar los contagios, ahora que además han repuntado en el país germano.

Cafe & Konditorei Rothe
@Facebook