Muchos son los problemas que pueden enfrentar a una madre con sus hijos adolescentes: la hora de vuelta a casa, el cumplimiento de las obligaciones familiares o los estudios. Pero los nuevos tiempos han traído nuevas polémitcas. Una de ellas es la publicación de fotos en Facebook. Porque no siempre a un hijo le acaba de convencer que sus padres aireen su intimidad.

Esto es lo que ha ocurrido en Roma, donde un hijo de 16 años denunció a su madre por colgar fotos de él. El adolescente, incluso, llegó a pedirle al juez que le permitiera irse a vivir a Estados Unidos para poder rehacer su vida.

El Tribunal de Roma ha condenado a la madre a borrar todas las imágenes de su muro en las que aparece el joven. Y, si no cumple la orden judicial, se tendrá que enfrentar a una multa de 10.000 euros. Este caso, seguramente, provocará que más de un progenitor se lo piense dos veces antes de publicar fotos de su descendiente.