Una vez que ha comenzado en todo el país el proceso de desescalada, algunas provincias en fase 1 y otras en fase 2, la gran mayoría de la población está pensando en el reencuentro con sus amigos y sus familiares, tras tantas semanas de confinamiento.

Eso sí, dichos reencuentros deben ser realizados siguiendo las recomendaciones y pautas para evitar el contacto y los posibles contagios. En este sentido, resultan muy interesantes un par de estudios recientes. El primero de ellos corrobora que el riesgo de contagio del coronavirus es 19 veces más alto en espacios cerrados que al aire libre, según un análisis de cómo ha circulado el virus en once brotes de Covid detectados en Japón.

Artículo relacionado

En otro estudio realizado en China en el que se han analizado 318 brotes de tres o más personas, ninguno de ellos se había originado al aire libre. Los contagios se habían producido principalmente en domicilios particulares y en transportes públicos.

Ante estos datos, los lugares más recomendables para esos ansiados reencuentros son los espacios naturales abiertos, como parques y las zonas recreativas, que suelen ubicarse en las afueras de las ciudades.

Según expertos en enfermedades infecciosas, para que se produzca un contagio entre personas, tiene que pasar una cantidad suficiente para iniciar una infección –lo que técnicamente se llama dosis infectiva mínima–. Si al estar en un espacio al aire libre, el viento dispersa el virus, la probabilidad de que se transmita esta dosis se reduce.

Artículo relacionado

Esta circunstancia no implica olvidar otras medidas de protección, como la distancia social (entre 1,5 y 2 metros) o el uso de mascarillas. Según un nuevo estudio de elaborado por investigadores de China, Estados Unidos y Australia, utilizar la mascarilla en casa puede reducir el riesgo de propagación del coronavirus Covid-19 entre los convivientes del hogar si hay alguno que está contagiado.

Parques