El magistrado al cargo del caso sobre el asesinato del pequeño de 8 años, Gabriel Cruz, ha citado esta mañana a declarar a seis testigos. Son los llamados 'testigos del camino', por su implicación en la búsqueda del menor durante los más de 10 días que estuvo desaparecido. Con sus declaraciones, el juez pretende discernir si el asesinato de Gabriel fue planeado con anterioridad por Ana Julia Quezada, su asesina confesa, o si, como ella misma dice, fue en defensa propia y por un ataque de nervios.

Finalmente, solo cuatro de los testigos citados en la mañana del 19 de abril han declarado esta mañana ante Rafael Soriano. Han sido el jefe de los bomberos de Almería, un policía local que participó en la búsqueda del pequeño, una amiga muy cercana (y posible exnovia) de Ángel Cruz, el padre de Gabriel, y que conocía bien a Ana Julia y un vecino de 'Las Hortichuelas', la barriada de Níjar donde desapareció el menor el pasado 27 de febrero. No más de una hora han durado sus testimoniales, según ha asegurado una reportera de 'El Programa de Ana Rosa'.

Artículo relacionado

Al parecer, todas esas personas personas ayudarán al magistrado del Juzgado número 5 de Almería a aclarar hasta dónde llega esa "malvada voluntad" que él mismo describió en su auto después de oír la versión de Ana Julia tras ser detenida. Junto con las pruebas recabadas, las grabaciones, registros telefónicos y de ordenadores y la autopsia del cuerpo del pequeño Gabriel, sus testimonios serán clave para dirimir si la imputada planeó el asesinato del niño, si preparó con antelación el hacha con el que le golpeó y el agujero en el que le enterró tras asfixiarle. De todo ello podría depender la condena final que se le impondrá a Ana Julia.

Tras los testificales, la abogada de Ana Julia Quezada ha atendido a los medios a la salida del juzgado de Almería. Allí, ha comentado que "es posible" que el magistrado vuelva a tomar declaración a la acusada y a su hija tras tener en cuenta las declaraciones de los últimos testigos y, también, los de la familia del menor. Sobre la asesina confesa de Gabriel ha confirmado que se encuentra "bien, como cualquier otra presa" y que lo único que ha comentado, al saber que el juzgado podría obligarle a hacerse cargo de los costes de la búsqueda del menor, ha sido que "no puede pagar, en todo caso", ya que no tiene dinero.

Ana Julia Quezada se encuentra en prisión preventiva y sin fianza desde mediados de marzo, cuando fue detenida por la Guardia Civil al ser descubierta con el cadáver de Gabriel Cruz en el maletero de su coche, en Vícar.