Antonio Manuel Guerrero, el guardia civil de 'La Manada' condenado a nueve años de cárcel por abusar sexualmente de una joven en los Sanfermines de 2016, se veía salpicado la semana pasada por una nueva polémica. Esta vez se le acusaba de haber estado usando un teléfono móvil oculto durante su estancia en la cárcel de Alcalá de Henares en la que estuvo preso durante los últimos dos años de forma provisional.

El móvil apareció en un registro rutinario tras haberle concedido a Guerrero y a sus otros compañeros la libertad provisional el pasado 21 de junio. El recluso en cuya cedla fue encontrado el dispositivo aseguró que este pertenecía al guardia civil y la dirección del centro penitenciario abrió un acta de requisa al tratarse de un objeto prohibido y se puso a disposición del juez.

Artículo relacionado

Hoy El programa de verano ha logrado hablar con un compañero de módulo de Guerrero, el cual ha relatado cómo eran los presuntos privilegios que los presos de esta cárcel para militares disfrutan. “En el centro de Alcalá los privilegios son claros” y asegura que tanto Guerrero como su compañero militar también interno allí, tenían contacto constate con el exterior. “Estamos hablando de comunicaciones de lunes a domingo, incluso de tres, cuatro horas al día, sin tener que pedir una instancia para comunicar ni nada. Directamente la familia llegaba y tú te habías comunicado con familiares o con amigos”. Asimismo explica que "eran encuentros sin mamparas ni cámaras de vigilancia".

Respeto al teléfono, el ex compañero ha explicado que “es muy fácil pasar teléfonos en ese módulo”. Y añadía: “Yo pienso que el móvil no era suyo, lo consiguió allí dentro, como se consiguen para otros presos que lo necesitan y el teléfono va dando vueltas y vueltas". Algo que no casa con la principal hipótesis, que es que la pareja de Guerrero se lo habría pasado durante uno de los ‘vis a vis’ que se realizan sin mampara o sin separación física. Este también cree que no van a haber represalias: “Siempre ha habido teléfonos móviles en todos los centros y los partes son mínimos”.

Por otro lado, este lunes Guerrero ha roto su silencio a la salida de los juzgados de Sevilla “Eso es totalmente mentira, no tiene nada que ver conmigo”. Y decía: "Llevamos más de un mes saliendo de prisión y firmando. Y no hemos hecho ningún tipo de declaración. Yo estoy deseando hablar, pero no es el momento procesal oportuno ni el sitio. El día que yo decida hablar no lo haré aquí".