#todosaldrabien🌈

El chef José Andrés convierte sus restaurantes en cocinas comunitarias

Nominado a Nobel de la Paz por sus labores benéficas durante crisis humanitarias, el chef se ha movilizado también para que no falte comida a los afectados por el coronavirus

Chef José Andrés
Gtres

Actualizado a

Llegó a Estados Unidos con 40 dólares en el bolsillo y sin saber ni una palabra de inglés, pero con una idea clara: quería cocinar. José Andrés tenía la firme voluntad de ser chef y hoy, con 50 años, no solo es uno de los más reconocidos del planeta, sino que se ha ganado el respeto de la profesión y del mundo entero. Humanidad, solidaridad, compromiso y humildad son los ingredientes de la mejor de sus recetas; la que lo ha llevado a lo más alto. Candidato al Nobel de la Paz, es propietario de más de 30 restaurantes y fundó hace diez años la oenegé World Central Kitchen con la que ha repartido comida en rincones del mundo devastados por catástrofes naturales. “La gente, por mal que esté, llega un momento en que necesita una buena comida que les haga sentir humanos”, asegura.

Relacionado con esta noticia

Con 12 años entre fogones

El chef, que durante el huracán María que azotó Puerto Rico en 2017 llegó a alimentar a 150.000 personas al día, no podía quedarse al margen de la pandemia que afecta hoy al mundo entero. Su lucha contra el coronavirus empezó abasteciendo durante la cuarentena al crucero Grand Princess, amarrado en el puerto californiano de Oakland con 21 personas contagiadas por Covid-19, y ha seguido convirtiendo algunos de sus restaurantes, que ha cerrado protegiendo a sus trabajadores, en cocinas comunitarias . “Cuando vemos que nadie responde, ahí estamos nosotros”, asegura Andrés, que nació en Mieres (Asturias) y creció en Barcelona, donde sus padres emigraron cuando él tenía solo cinco años. En un pequeño piso, en un bloque humilde de L’Hospitalet de Llobregat, José Andrés se puso por primera vez ante los fogones. Tenía solo 12 años y ya cocinaba para los de casa. Una afición que pronto se convirtió en su pasión. Empezó a estudiar restauración y, a los 15, aprendía ya en El Bulli a las órdenes de Ferrán Adrià, hoy uno de sus grandes amigos y compañero de su última aventura culinaria: el Mercado Little Spain, un restaurante con acento español en el corazón de Manhattan.

Relacionado con esta noticia

Tichi, su gran amor

A los 21 años, volaba a Nueva York, donde siguió preparándose y creciendo como jefe de cocina de prestigiosos restaurantes. Allí se cruzó en su camino Tichi, su gran amor, una gaditana que le iba a ayudar a tocar el cielo. “Me lo ha puesto todo muy fácil. Sin ella habría sido mucho más cabra y todavía seguiría dando tumbos. Quizá sería actor”, ha dicho el chef. Andrés y Patricia Fernández de la Cruz, a los que todos llaman Tichi, se conocieron “bailando salsa”. Ella había viajado desde Algeciras a Maryland, a pocos kilómetros de Washington, donde ya vivía entonces el chef, para estudiar inglés. Él asegura que le costó seducirla, pero lo logró y, en 1995, se daban el ‘sí, quiero’ y se instalaban en Washington, donde han crecido sus tres hijas, Carla (19) y las dos pequeñas, de 17 y 15 años. “En casa, a mí me ponen en mi lugar. Es el único sitio donde cocino de verdad, porque en el restaurante tengo un ejército que me protege, pero mis hijas siempre me dicen: ‘Papá se te ha pasado el huevo, o a esto le falta sal’. Te das cuenta de que al final eres un padre y de lo más normalito”, bromea Andrés, que en más de una ocasión ha reconocido que muchas de sus recetas son de su esposa o de su suegra. En su honor ha bautizado algunos de los platos de la carta de su restaurante Jaleo de Washington, que posee dos estrellas Michelin. ‘Gazpacho de Algeciras’ o ‘Garbanzos con espinacas’ son algunos de ellos.

Chef José Andrés

Su guerra contra Trump

Tichi ha sido también su apoyo en una de las grandes cruzadas de Andrés: su guerra contra Donald Trump. El chef se enfrentaba hace unos años en los tribunales a Trump negándose a abrir un restaurante en la Torre Trump de Nueva York ante los ataques a los inmigrantes del entonces candidato a la presidencia. El polémico presidente de Estados Unidos lo demandó por 10 millones de dólares por las pérdidas y Andrés le respondió con otra demanda. Finalmente, llegaron a un acuerdo, pero el chef no ha cesado en su guerra contra Trump y contra el muro que quiere levantar en la frontera con México. “No estoy en contra de Trump, sino a favor de un mundo mejor”, asegura el chef, toda una celebridad en EE UU y que el pasado año se ganó un clamoroso aplauso por su discurso a favor de los inmigrantes.

Texto: Amalia Méndez

Más Sobre...

#TodoSaldraBien🌈 Coronavirus

Te recomendamos

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?