La fascinante historia del Encantador de perros

César Millán, un inmigrante ilegal que cumplió el sueño americano

"En la frontera te pueden matar solo para robarte los órganos"

1 / 6

1 / 6

Cesar Millan. César Millan, el Encantador de perros

Gtres

2 / 6

Cesar y Jada. César Millán relató su historia en el programa 'Red Table Talk' de Jada Pinkett Smith

Facebook

3 / 6

Lassie y Rintintin. Quiso ser entrenador de animales al ver 'Lassie' y 'Rintintin'

Facebook

4 / 6

Cesar Millan joven. Empezó paseando perros gratis

Facebook

5 / 6

Cesar Millan y su primera mujer. El divorcio de su primera mujer le sumió en una depresión

Gtres

4 de julio de 2018, 11:07 | Actualizado a

El programa de Jada Pinkett Smith 'Red Table Talk' empezó con la intención de ser una mesa camilla en la que conversaban ella, su madre, Adrienn Benfield Norris, y su hija Willow Smith–tres generaciones de mujeres– sobre lo humano y lo divino. Gracias a él hemos podido conocer detalles sorpendentes sobre la familia de Will Smith, y ahora también está pasando a ser un interesante programa de entrevistas en el que los invitados que se unen a la mesa de Jada y compañía se abren en canal.

Relacionado con esta noticia

Ese ha sido el caso de César Millán, al que todo el mundo conoce como 'El encantador de perros', el programa que durante años se emitió en Cuatro en España y que ayudó a muchos amantes de los animales a entender un poco más a sus mascotas. César es una celebridad muy querida -muchos famosos le han confiado el entrenamiento de sus animales– y resulta que es amigo de Jada desde tiempos inmemoriables. O, para ser más exactos, desde hace unos 27 años, cuando César, que es de origen mexicano, entró en los Estados Unidos como un inmigrante ilegal, sin dinero, sin amigos y sin hablar ni una palabra de inglés.

El carismático entrenador de animales es la clara representación del ambiciado 'sueño americano'. Pero, tal y como Millán le relata a su amiga, ese sueño le costó sudor y mucho esfuerzo. Millán reconoce: "Cuando tenía 13 años le dije a mi madre que quería ser el mejor entrenador del mundo tras ver 'Rintintín' y 'Lassie' (con 10 también le dijo a su madre que quería ser traficante de drogas. Tal y como explica Millán entre risas: "De donde vengo, eso son los modelos a seguir"). Y con 21 años, la víspera de Navidad, le dijo a su madre que se iba a América.

Su padre le dio 100 dólares y con eso partió a la frontera. Tardó dos días en llegar en bus. El relato que hace César de lo que encontró en la frontera es estremecedor: "Allí ves cuál es la ley de las calles. Todo el mundo se quiere aprovechar de ti. Y te pueden matar solo para robarte los órganos. Eso es más probable que llegar al otro lado". También explica que en muchas ocasiones se dejaba atrapar por la patrulla americana solo para que le dieran de comer. Así podía ahorrar el dinero que su padre le había dado. Cuando consiguió saltar, un policía le requisó aquellos 100 dólares. Con ellos, le pagó un taxi a San Diego y se quedó los 80 restantes. Y así llegó César a California, donde empezó paseando perros gratis.

César admite que siempre le estará agradecido a Jada porque en sus inicios, ni siquiera sabía hablar inglé y la actriz le puso un profesor para que aprendiera el idioma. "Gracias a ella, hablo inglés".

Tras cumplir su sueño, la vida de César Millán dio un vuelco cuando se separó de su primera mujer, Illusion, madre de su hijo Calvin y con la que estuvo casado de 1994 a 2012. "No le gustaban los animales, no éramos compatibles", reconoce. Entró en una época oscura, de soledad, depresión y dudas sobre sí mismo que le llevaron, incluso, a pensar en el suicidio. Recordar cómo llegó a América con las manos vacías y como consiguió triunfar le ayudó a recompenerse.

Estela Cebrián

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?