El 23 de abril, Día de Sant Jordi, tradicionalmente, la literatura salía a las calles, había firmas de autores por toda Cataluña y el ambiente era de fiesta y multitud. Este año, la crisis del coronavirus también ha afectado a esta festividad, pero no ha impedido que se celebre, aunque sea de manera diferente.

Y, aunque la fiesta oficial ha sido trasladada al 23 de julio en principio, han surgido numerosas iniciativas destinadas a superar las barreras del confinamiento para hacer igualmente de este efeméride un día especial, en el que los libros y las rosas sigan siendo los protagonistas.

Artículo relacionado

El Hospital Clínic de Barcelona han puesto en marcha una iniciativa destinada a acercar a lectores y autores, por la cual 8 escritores han hecho entrega de varios ejemplares de sus obras dedicados para ofrecer a pacientes y profesionales, con mensajes de ánimo y fuerza para hacer más llevaderos estos días. Con la colaboración de editoriales e instituciones, además, el Clínic va a repartir más de 800 libros y 5.000 rosas a los pacientes ingresados.

Artículo relacionado

Por su parte, el Hospital Vall d’Hebron ha lanzado el espacio Mensajes con corazón’ donde todo aquel que quiera puede dejar un mensaje de ánimo a los pacientes ingresados en el centro por cualquier patología. Asimismo, ha lanzado una campaña solidaria de compra de rosas, por la que todo lo recaudado irá destinado a proyectos de investigación y a la adaptación de las instalaciones y los equipamientos. Los pedidos se hacen a través de la página web del hospital y, por cada donación, "se puede mandar por correo electrónico un mensaje personalizado con la rosa dedicada"

No es la única iniciativa de este tipo, la venta de rosas en este día tan especial está sirviendo para recaudar fondos destinados a la investigación y tratamiento de enfermos de coronavirus.