Una luchadora

Catalina Corró, la nadadora que se ha colgado el oro 15 meses después de padecer un tumor

En marzo de 2017 tenía que ser operada por un tumor cerebral y ahora ha arrasado en los Juegos Mediterráneos

1 / 8

1 / 8

Catalina Corró. Por delante de Mireia Belmonte

2 / 8

4.Catalina Corró. 15 meses antes

3 / 8

7.Catalina Corró. Una dura lucha

4 / 8

5.Catalina Corró. No se lo cree

5 / 8

1.Catalina Corró. Su familia y su pareja

6 / 8

3.Catalina Corró. Perseverante

7 / 8

2.Catalina Corró. Un gran ejemplo

Más Sobre...

Deportistas famosos

Actualizado a

Era en marzo de 2017 cuando Catalina Corró se enfrentaba “a la competición más importante y difícil de su vida”. Tras varios mareos y ataques de epilepsia en la piscina, los médicos le habían encontrado a la nadadora un tumor cerebral de cuatro centímetros que la estaba oprimiendo y tenía que pasar por el quirófano de inmediato.

Corró superaba la operación con éxito y después de tres meses de recuperación, volvía al CAR de Sant Cugat para seguir con su pasión y preparar la temporada. Quince meses después, la joven de 23 años lograba lo inimaginable para muchos: se proclamaba campeona de los Juegos Mediterráneos en los 400 estilos, siendo la segunda medalla conseguida por la delegación española.

Relacionado con esta noticia

Y es que la mallorquina logró superar a la clara favorita, Mireia Belmonte y romper el récord de los Juegos Mediterráneos, con un tiempo de 4.39.42. Ahora se encuentra en una nube y tras la victoria aseguraba a los medios que no se lo creía. “Ayer fue unos de los días más emotivos de mi vida y sobretodo de este último año y medio”, explicaba a través de su perfil de Instagram. “Yo misma he descubierto que los únicos límites que existen son los que uno se pone. Y que si te dejas guiar por lo que de verdad sientes y haces oídos sordos a los NO PUEDO, puedes llegar donde te propongas”.

La joven asegura que no habría logrado esto sin los suyos: “Nada de esto podría haberse hecho realidad sin el incansable apoyo de mis padre, hermana, mi novio, familia, amigos y por supuesto de mis entrenadores. En especial sin el apoyo de Casti, que ha sabido guiarme, entenderme y acompañarme en este duro camino sin dejar de confiar en mi ni un solo segundo”.

Corró aún sigue con los controles cada dos meses y no tiene el alta definitiva. Sin embargo, con su perseverancia característica asegura que hay que ser paciente y hacer caso a los médicos, que han supervisado en todo momento su vuelta. “Lo que quiero es estar ya bien al cien por cien. De todos estos momentos, lo que más destaco es que hay que tener paciencia. Cuando quieres una cosa no lo harás a la primera. El 80 por ciento del trabajo es la cabeza y no el físico”.

Si algo queda claro es que esta joven ha logrado mucho más que el oro. Y ahora, se ha convertido en un gran ejemplo de superación.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?