La realidad supera la ficción

El caso viral de las plantillas que acabó en absolución

Es la historia de la que todo el mundo habla y la presunta ladrona ha sido absuelta

Más Sobre...

Trending

28 de mayo de 2018, 18:48 | Actualizado a

Era el pasado miércoles cuando la usuaria de Twitter @MenendezFaya iniciaba un hilo de Twitter del que a día de hoy se sigue hablando. Con un “Lo cuento porque me aburro. Hoy hemos tenido un juicio con una señora que nos intentó robar unas plantillas de 75 céntimos. ¿Por qué? Por gilipollas” empezaba la desternillante historia.

En ella, explicaba que una señora que ya había robado otras veces en el comercio, había entrado en el bazar chino en el que trabajaba y había intentado robar unas plantillas sacándolas del envoltorio y metiéndoselas en el zapato derecho.

Relacionado con esta noticia

Al pillarla, el jefe de la narradora trataba de hablar con ella: "no es el típico chino cabrón, es más, es majísimo y super buena persona. Pero si le tocas los cojones mucho, pues le jode". Tras mantener una charla surrealista, acababa por llamar a la policía y esta comprobaba que, efectivamente, llevaba las plantillas puestas, a lo que ella aseguraba que eran suyas y que estaban nuevas porque hacia tiempo que no se ponía esos zapatos.

Finalmente, el policía allí presente le preguntaba al propietario del establecimiento si quería interponer una denuncia, pero él le respondía que solo quería que la señora le pidiera pezón. Era entonces cuando esta le decía que sería ella la que le denunciaría por acoso y el policía, ya harto, le respondía “La denuncio yo de oficio por caradura".

La surrealista situación terminaba el pasado viernes con los protagonistas de la historia yendo a juicio, en el que parece ser que la presunta ladrona acudió con dos abogados, su marido, su hijo y una amiga. El comerciante denunció que ya era la quinta vez que le robaba en su tienda y aseguró que llamó a la policía porque ella se puso de “chulería”.

Sin embargo, aunque los hechos probados recogen cómo la mujer realmente hizo lo que narraba Menéndez, la sentencia no ha acreditado que la mujer se fuera de la tienda "apropiándose de las plantillas o que lo hubiera intentado" y, por tanto, el principio de presunción de inocencia impide condenarla.

Así pues, solo se la condenaba por un delito de hurto con una pena de 25 días de multa con cuota diaria de 8 euros y la imposición de las costas. “¿Qué nos van a contar a los españoles lo que es un fallo judicial, verdad? A los chinos ya es otra cosa, welcome to Spain”, explicaba más tarde Menéndez indignada.

Por su parte, la popularidad de la trabajadora llegó a tales niveles que una conocida marca de móviles, al enterarse de que se le estaba saturando su dispositivo, le ha mandado a casa un nuevo móvil. Además, ahora goza de miles de seguidores por su simpatía a la hora de contar las cosas y algunos hasta han pedido que hagan oficial su cuenta de Twitter.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?