El camino hacia la nueva normalidad pasas por la incorporación de nuevas medidas, que garanticen la distancia social y que eviten posibles riesgo de contagio. Las nuevas tecnologías están siendo de gran ayuda en esta tarea, en asuntos tan cotidianos como coger el ascensor.

Desde el comienzo de la pandemia, se ha recomendando que en los ascensores solo vaya una persona, siempre con mascarilla y que se intente evitar al máximo tocar cualquier superficie.

Artículo relacionado

El problema surge cuando, inevitablemente, es necesario tocar los botones para poder poner en marcha el ascensor y, por tanto, exponerse a un riesgo de que esa superficie esté contaminada. En la ciudad de Hefei, en China, han estado trabajando en desarrollar alternativas para suprimir ese gesto. Y la solución la han encontrado en un panel holográfico.

Mediante este sistema, cualquier usuario puede seleccionar el número de piso al que quiere ir usando imágenes holográficas de botones, sin que su mano esté en contacto con ninguna superficie. En realidad, no es un invento nuevo, ya que Google ya registró una patente similar en 2003.

Artículo relacionado

Según medios locales, Easpeed, la compañía detrás de este invento, también ha desarrollado una tecnología similar para registrar a los trabajadores y un sistema de pago sin contacto instalado en un hospital de Hefei. Todo para ayudar a frenar la propagación del virus en el país en el que se registraron los primeros casos.

El fundador de la empresa aseguró en una entrevista que, tras anunciarse el panel holográfico para ascensores, habían recibido más de 100 pedidos, y cada terminal cuesta 15.000 yuanes (unos 1.800 euros).