Durante el proceso de desescalada y, dependiendo de la fase de cada ciudad o provincia, está permitido que abran sus puertas los establecimientos de hostelería siempre de acuerdo a algunas medidas, como disponer para el público solamente el 50% de su aforo. Además, cada establecimiento ha hecho una inversión en mejorar sus condiciones de seguridad e higiene para su clientela.

Algunos han ido más allá y han dispuesto sistemas tecnológicamente muy novedosos, para que los clientes eviten el contacto en la medida de lo posible y disfruten de sus consumiciones en las mejores condiciones. En Alicante, el restaurante J. Latorre - que repatrió sus puertas el 20 de mayo- ha destacado por la eficiencia de sus dispositivos, como recoge el portal NIUS.

Artículo relacionado

Para poder acceder a la terraza del local, todos los clientes han de pasar por un túnel de ozono que el propietario ha instalado a la entrada. Una desinfección a base de agua con ozono y luz ultravioleta permite acabar con cualquier tipo de bacterias o virus.

Según los especialistas, el ozono es 3000 veces más potente y rápido en la desinfección que el cloro. La enorme ventaja del ozono utilizado como medio desinfectante en forma de nebulización o aspersión es que no genera ni deja residuos tóxicos que puedan afectar a las personas, animales o plantas; ni afecta superficies de objetos ni materiales, dado que en cuestión de minutos el ozono se convierte en oxígeno puro.

Artículo relacionado

Para entrar en el local, también han habilitado en el restaurante un dispensador de gel hidroalcohólico, al igual que en los servicios.

Otra de las medidas que han implantado con el objetivo de eliminar aglomeraciones de gente y evitar que se forman colas esperando la mesa para sentarse, son una especie de buscas o avisadores. Su funcionamiento es sencillo, se entregan al cliente que pueda alejarse hasta un radio de 600 metros y, cuando esté lista su mesa, se le avisa automáticamente para que acuda.

Avisadores
TELECINCO