Se trata de la adquisición inmobiliaria más cara en la historia de la ciudad de Los Ángeles y su nuevo propietario, Michael Smith, ya ha desembolsado la friolera de 110 millones de dólares, unos 15,860 por metro cuadrado, para adquirir el que será su nuevo hogar en Malibú.

Artículo relacionado

La villa fue en sus inicios propiedad de Peter Morton, cofundador de Hard Rock Café, y el arquitecto encargado del diseño de la casa en el año 2006 fue Richard Meier. La mansión de 2.000 metros cuadrados se encuentra a orillas del Carbon Beach, un tramo de 2,5 km de arena entre la icónica Pacific Coast Highway y el Océano Pacifico. Un lugar de ensueño llamado "playa de los multimillonarios”, a causa de todos los residentes ricos que viven alrededor. Además, la casa se encuentra entre dos de las propiedades de Larry Ellison. el cofundador de carreras de yates de Oracle Corporation.

Smith es uno de los magnates de gas natural más importantes a nivel internacional y se mudará allí con su mujer Iris. La propiedad tiene dos edificios: una residencia con cuatro habitaciones con baño privado y una casa de huéspedes de dos pisos con otras tres habitaciones con baño privado. Además, también tiene vista directa al mar, una gran piscina y un patio. Los vecinos también son de calidad. Sin ir más lejos, Leonardo DiCaprio formaba parte de la comunidad de vecinos que eran propietarios de una villa en la misma zona, pero vendió su casa en el año 2006.

Poco más se sabe del interior o las comodidades de la villa, puesto que se trata de un acuerdo completado fuera del mercado. No es la primera vez que se habla de los negocios inmobiliarios de Morton. Fue a finales de 2012 cuando el empresario compró la antigua mansión de Beverly Hills del cantante Elvis Presley por 9,8 millones de dólares y reformó para vender un año después por 14,5 millones.