"No fui un ejemplo a seguir positivo"

Un ángel de Victoria's Secret se disculpa por promover la anorexia

La ya exmodelo australiana Bridget Malcolm ha admitido que sufrió dismorfia corporal durante años y admite que transmitía una imagen poco saludable

1 / 4

1 / 4

Una modelo de Victoria's Secret pide perdón por promover la anorexia. Bridget Malcolm se abre

2 / 4

Pide perdón

3 / 4

Todo ello ha quedado atrás

Actualizado a

La ya exmodelo australiana de 27 años, Bridget Malcolm, ha querido pedir disculpas a sus seguidores a través de su blog personal. Lo hizo el pasado 26 de marzo, en un artículo en el que confesaba haber sufrido dismorfia corporal durante muchos años y que, debido a eso, promovió "una imagen corporal poco saludable" durante mucho tiempo. A lo largo de su carrera, Malcom ha desfilado para numerosas firmas importantes y fue Ángel de Victoria's Secret en 2015 y 2016.

“No fui un ejemplo a seguir positivo”, ha afirmado la modelo en dicho post, titulado 'Bienestar, Positividad del Cuerpo: Dismorfia Corporal'. Por primera vez, ha confesado que estaba obsesionada con la delgadez debido a la dismorfia corporal y la anorexia que sufrió todo ese tiempo. Según la modelo, este trastorno es algo que abunda en la industria de la moda. "Es algo aterrador. He tenido conversaciones con otras modelos, todas delgadas que se veían gordas. Es muy difícil de entender si estás fuera de este mundo. Por primera vez ahora me miro en el espejo y veo que soy realmente yo la que se ve reflejada. Por primera vez desde que puedo recordar me gusta mi cuerpo", ha añadido.

Relacionado con esta noticia

De hecho, a Malcolm le costó mucho asumir que sufría dicho trastorno y argumentando, ante los que la acusaban de promover la anorexia, que ella mantenía una dieta sana. "¿Podemos parar lo de avergonzar la delgadez? Estoy extremadamente en forma y saludable y no hay ni rastro de anorexia", escribió en 2015 ante los ataques que recibía en Instagram. Además, defendió también esta postura en muchas entrevistas, cosa de la que se arrepiente profundamente ya que no era consciente de su problema. "De verdad pensaba que comer verduras y batidos de proteínas era suficiente. No es algo saludable y me siento muy culpable por promover comidas dañinas", ha dicho.

Ahora, ha reconocido que cuando era modelo comía menos de lo que su cuerpo necesitaba y que entrenaba muchísimo, unos hábitos completamente insanos. "Si alguien me ofrecía una pieza de fruta, me ponía nerviosa y temía engordar por comer algo que no había planeado ingerir ese día", escribe. Gracias a la ayuda de una amiga que le ayudó a ver que llevaba mucho tiempo haciéndose daño a sí misma, pudo "hacer las paces" con su cuerpo para ser realmente feliz, liberada de la presión de los cánones de belleza.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?