Aunque solo tuvo síntomas leves, Andrea Bocelli es uno de los tantos habitantes de Italia que ha sufrido el coronavirus, al igual que su esposa: Verónica Berti, y sus dos hijos: Amos y Matteo, de 25 y 23 años. El artista se sometió a las pruebas el 10 de marzo, que dieron resultado positivo.

Afortunadamente, fue prácticamente asintomático, ya que solo tuvo algunas décimas de fiebre, como el resto de su familia. No obstante, el cantante ha decidido aportar su granito de arena a la lucha contra la pandemia y lo ha hecho donando parte de su plasma. Su país está siendo uno de los más golpeados por la pandemia.

Artículo relacionado

El artista acudió junto a su esposa, bien protegidos por mascarillas, al hospital Cisanello de Pisa, donde se está llevando a cabo una investigación contra el coronavirus a partir del plasma de pacientes que lo han superado. Ambos han hecho la donación con las pertinentes medidas de distancia social.

Andrea Bocelli
Hospital Cisanello

En un comunicado, el propio hospital ha agradecido al cantante su gesto, que servirá para el estudio "Tsunami", un experimento nacional que valorará la eficacia del plasma inmune de pacientes que han pasado el coronavirus como tratamiento contra el mismo.

Artículo relacionado

"Honestamente, cuando he descubierto que lo tenía, me he lanzado a la piscina porque estaba bien", ha explicado a los medios de comunicación italianos que se encontraban fuera de las instalaciones del hospital.

No es el único gesto que ha tenido el cantante durante la crisis sanitaria. El 12 de abril, día de Pascua, ofreció un emotivo concierto en la catedral de Milán ante una ciudad vacía y confinada, como el resto del país, para dar un mensaje de esperanza al mundo.

Además, también se sumó al concierto One world together at home, convocado por la Organización Mundial de la Salud y Lady Gaga.