La asesina de Gabriel Cruz

Ana Julia Quezada, aislada en la cárcel de Acebuche por su seguridad

La autora del asesinato del pequeño Gabriel Cruz ha pasado ya su cuarta noche en la cárcel almeriense con ciertas medidas de seguridad

Más Sobre...

Trending

Actualizado a

Hace ya más de una semana que la Guardia Civil detuvo a la que resultó ser la asesina confesa de Gabriel Cruz, Ana Julia Quezada, mientras transportaba el cuerpo del menor en el maletero de su coche. Después de ser imputada por el delito, la que había sido pareja del padre del niño ha pasado ya su cuarta noche en la prisión almeriense de El Acebuche, donde se toman medidas de seguridad para evitar que otras reclusas se tomen la justicia por su mano.

Vive aislada dentro del único modulo de mujeres del centro penitenciario y acompañada de una presa de confianza las 24 horas del día. De ese modo, se pretenden evitar dos cosas. En primer lugar, que la asesina confesa de Gabriel Cruz decida suicidarse o autolesionarse y, en segundo lugar, que la agredan otras presas de El Acebuche. Cabe recordar que algunas de ellas aseguraban que dentro de la prisión se vivió la búsqueda y el crimen del pequeño tan intensamente como fuera y que, en concreto, las agresiones a menores son algo que las reclusas no perdonan.

Relacionado con esta noticia

El ambiente está muy caldeado en El Acebuche y, por ello, Ana Julia no tiene más compañía que una presa sombra de confianza que la sigue y, de algún modo, la protege. "A lo mejor no la matan, pero pegarle le pegarán seguro", advertía una presa de permiso a los reporteros de 'El Programa de Ana Rosa' antes incluso que la asesina confesa de Gabriel pasara su primera noche allí. De hecho, muchas mujeres de las que viven internas en el centro penitenciario ya habían preparado la llegada de Ana Julia, con carteles y dibujos de 'pescaítos' con el lema escrito 'Todos somos Gabriel'. Sin embargo, los funcionarios de la prisión los retiraron en cuanto los detectaron.

Ana Julia Quezada fue condenada a prisión provisional sin fianza e ingresada inmediatamente el jueves pasado, escoltada por un dispositivo policial para evitar agresiones también a la salida del juzgado. Se le imputa la presunta comisión de delitos de asesinato, de detención ilegal y contra la integridad moral. El magistrado Rafael Soriano insistía en su auto en que había puesto una "malvada voluntad" para que su plan contra la vida del menor se llevara a cabo.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?