Las semanas de confinamiento han despertado en la población hobbies que tenían aparcados, por falta de tiempo, o han provocado nuevas aficiones. En el caso de un grupo de vecinas de la localidad de Aguilar de la Frontera, en Córdoba, la cuarentena ha sido de lo más productiva.

En un principio, como explican en un artículo del diario Verne, empezaron a coser mascarillas par la lucha contra el coronavirus. Después se pasaron al ganchillo para acometer un proyecto de mayor envergadura: una bandera de ganchillo con motivo de la celebración del día del Orgullo LGTBI.

Artículo relacionado

Ha sido el hijo de una de estas 13 virtuosas del ganchillo, Pablo, quien daba a conocer en las redes sociales esta obra que tiene un mensaje de igualdad y aceptación. Mide más de 50 metros de largo, se instaló el pasado lunes y da sombra a una de las calles del municipio.

La madre de Pablo, Carmen Romero, explicaba a Verne que había empleado 45 horas de tu tempo en confeccionar la bandera: “Me ha dado mucha emoción ver el toldo puesto este lunes, ha sido mi mayor entretenimiento de la cuarentena". “Era muy divertido hablar con todas las costureras y ver cómo, cada una en su casa, íbamos avanzando”, explicaba con orgullo.

Artículo relacionado

Carmen Zurera, concejala de Igualdad y Bienestar del municipio, también ha estado involucrada ene este proyecto, que quiere ser un ejemplo de igualdad y tolerancia, más en estos tiempos de pandemia. Así como 13 voluntarias de La Asociación Poley Fibromialgia de Aguilar, una entidad de este pueblo cordobés sin ánimo de lucro, fundada en el año 2011.