Con motivo de la visita del presidente esloveno Borut Pahor a Oslo, los reyes de Noruega han celebrado un banquete oficial en el que tanto Harald como Sonia han sido protagonistas.

Artículo relacionado

La velada, que se ha celebrado en la capital del país, Oslo, ha exigido que tanto Harald como su hijo el príncipe Haakon vistieran sus trajes oficiales, y que se sumaran a la monarca con las bandas que representan a su país.

Cena de gala de los reyes de Noruega
Gtres

Por su parte, la reina ha escogido un vestido de gala drapeado en tono crema. Un estilismo que acompañaba con icónica tiara de la Reina Maud, una joya de diamantes rematada por perlas en forma de lágrimas, con un motivo central que puede ser quitado, quedando el resto en una versión más pequeña. Se trata de una de las piezas más preciadas de la Casa Real noruega, que ha combinado con un vistoso collar de perlas.

La gran ausente del evento a sido la princesa Mette-Marit que, a consecuencia de la enfermedad que padece -una fibrosis pulmonar-, se ha visto obligada a reducir en gran medida su agenda pública. Por este motivo, la entrada al banquete la han realizado el monarca noruego Harald acompañado del presidente esloveno Borut Pahor, que se ha convertido en invitado de honor; seguidos del príncipe Haakon y su madre, la reina Sonia.

Reyes de Noruega
Gtres

Además de la cena, los reyes de Noruega han acompañado al mandatario esloveno a realizar una visita por la capital. Entre otros enclaves, los monarcas han querido mostrarle a Borut Pahor la pista de esquí de Holmenkollen, una impresionante colina de saltos dedicada a este deporte de invierno, ubicada en esta zona montañosa a las afueras de Oslo.