Esta temporada ha conseguido añadir ingredientes nuevos a los que ya conocíamos
Lecturas Boletín Reality
Viernes, 05 de marzo de 2021

El programa de anoche fue el mejor de todas las ediciones

Miguel Frigenti
Periodista especializado en telerrealidad

No miento si digo que el programa de anoche fue el mejor de todas las ediciones de ‘La isla de las tentaciones’. Esta temporada ha conseguido añadir ingredientes nuevos a los que ya conocíamos: la historias de amor se complementan a la perfección con las decepciones y las enemistades que se generan día a día entre los distintos participantes. De hecho, la convivencia diaria ha adquirido más peso que muchas de las relaciones entre tentadores y protagonistas. El distanciamiento de Lola con sus compañeras fue una de las tramas principales de la noche, y debo admitir que la tensión que hay entre ellas y los vídeos que dicho conflicto genera me recordaron lo grandioso que es este género.

Lola y Diego acapararon buena parte del programa, aunque ayer ella perdió casi todos los puntos ganados hace tan solo una semana. 

No me gustan los seguidores de reality que no varían de opinión en todo el programa. Muchos se avergüenzan de defender a un concursante y de criticarlo al día siguiente, cuando lo más sensato es ir intercalando argumentos a medida que los concursantes evolucionan para bien o para mal. No creo en los fanatismos, pero por desgracia abundan en este tipo de shows y en las redes sociales donde se generan debates sobre los mismos. Están los que piensan que tienes que defender a un mismo concursante desde el principio hasta el final, y si cambias de bando o de favorito te tildan de veleta, como si los que analizamos concursos tuviéramos un compromiso inquebrantable con un determinado personaje. Explico todo esto porque lo de cambiar de opinión durante un concurso de telerrealidad es algo bastante frecuente en mi caso, y no deja de sorprenderme la poca capacidad crítica de muchas personas que se aferran a personalidades de reality como si fueran genios, otorgándoles un valor y una importancia que realmente no tienen. 

En cuanto a Lola, la decepción en su caso es mayor porque generó muchas expectativas en la hoguera de confrontación y las tiró por tierra pocas horas después. En el momento de la confrontación, pudimos ver a una concursante madura a la que no le temblaba el pulso a la hora de reconocer sus errores y de pedir perdón. Lola fue capaz de hablar a corazón abierto, pero su actitud con Carlos pocas horas después invita a pensar que está más preocupada por el foco que por su novio. O eso, o que no sabe ni por donde se anda, algo que tampoco es de extrañar si vemos que su novio está haciendo exactamente lo mismo que ella. Tal para cual, la pareja ideal.

Lo mejor de la noche fue ver como la tensión entre Lola y Lucía llegaba al máximo apogeo. Ninguna de las dos se aguanta, y admito que me divirtió ver a Lola exponer a Lucía ante Marina y el resto de sus compañeras. Y es que resulta que esta última no es tan cándida como pensábamos. Lucía utiliza un doble lenguaje que a nosotros como espectadores nos viene muy bien y que me divierte muchísimo más que el rollo entre su novio y la cómica de Fiama, que anoche fingía sentirse muy deprimida por no haber tenido empatía con Lucía. ¡A buenas horas!

 

Lola destroza a Diego cayendo en la tentación (hasta el final) con Carlos:
¡Rompe su promesa!
Lola destroza a Diego cayendo en la tentación (hasta el final) con Carlos: "Compenetramos bien"
Las lágrimas de Fiama por Lucía tras su noche de pasión con Manuel:
Manuel se salta las normas
Las lágrimas de Fiama por Lucía tras su noche de pasión con Manuel: "He sido mala"
La reacción de Diego al ver a Lola con Carlos en la cama:
Toma una decisión
La reacción de Diego al ver a Lola con Carlos en la cama: "Me da vergüenza ajena"

SE HABLA DE:

Marta de Lola
Marta de Lola
Diego
Diego
Lucía
Lucía
Manuel
Manuel
Marina
Marina
La guerra de Belén y Rosa Benito
Cada miércoles en tu quiosco
No te lo pierdas!
La guerra de Belén y Rosa Benito
Suscríbete a la edición digital
apple store
google play
SÍGUENOS