Por encima de las críticas que ha suscitado la foto de Isa Pantoja con un miembro de la Manada, os puedo asegurar que algunos han visto el cielo abierto para distraer la atención de las fechorías de estos tipos. Lo dije y lo diré miles de veces. Esa foto no significó nada en ese momento. Es cierto. Y también lo es que Isa Pantoja no sabía lo que sucedería semanas más tarde.

Pero produce inquietud pensar que ha estado cerca de un sujeto que se divierte en fiestas de una manera que da miedo. Y entiendo la rabia de Pantoja madre con que se relacione a su hija con este sujeto.

Isa ha dicho que le gustan los hombres de pasado complicado. Pero sé que jamás se referiría a este tipo de pasado.

Me creo su relación con Omar

Ahora va y viene con Omar. Tengo que confesar que me parecen dos niños perdidos que se han encontrado en un mundo propio. Es la primera vez que me creo una relación de Isa, porque hay algo que sé que le ha enganchado. Omar no ha tenido una vida fácil y ha cometido errores. Pero cuando le veo, a pesar de su simpleza, rezuma cierta ingenuidad y verdad.

Quizá me equivoque, pero prefiero ver a Isa protegida y enamorada, le dure lo que le dure, que dando bandazos de feria en feria en manos de gentuza. Isa vive su historia de amor en libertad. Las mujeres que sufren abusos difícilmente se recuperan de sus agresiones.

Así que, pese a ser denostada por algunos, mi lema es no callar ni mi opinión ni mis denuncias. NUNCA. Esto es lo que hay.

Quizá el año que viene me encuentre a alguno de sus defensores postulándose para ‘GH VIP’. Algunos, cuando huelen la fama, no pueden parar de rastrearla.