Me fui mucho tiempo a la casa de ‘Gran hermano VIP’ con el ruido de las Campos en mi programa. Y a mi vuelta aún siguen siendo protagonistas de ese mundo del que ellas no quieren vivir, pero que las lleva atrapando hace mucho tiempo. Siento un cariño infinito por Terelu, pero creo que todo lo que nos rodea nos está distanciando sin que podamos evitarlo. Y la entiendo.

Artículo relacionado

Terelu en la distancia

Nos hemos cruzado un mensaje y encontrado una vez por los pasillos de Telecinco. Al vernos, nos dimos un abrazo sincero y quedamos para comer o cenar algún día de la semana, pero tuve la sensación de que eso no iba a suceder. Y así está siendo.

Creo que ha cogido ciertos miedos y prefiere la lejanía con esos compañeros con los que estoy segura ha disfrutado mucho, pero con los que prefiere mantener distancia. Entonces, no puedo evitar cierta tristeza al pensar que yo formo parte de un pasado que prefiere olvidar y un presente que intenta evitar.

El temple de Edmundo

Terelu sabe sortear mejor que ninguna de ellas los escollos para defender lo que ella sabe que es indefendible a veces.La relación de su madre con Edmundo ha acabado de la peor manera posible. Ella sabe que Teresa tiene que lidiar con esta historia con la mejor de sus maestrías. Pero no es fácil. Edmundo tiene mucha calle y lleva su propio trote. No se desboca con facilidad y espera con temple el cansancio del corredor contrincante.

Lo he visto llegar a Fitur rodeado como una estrella y disimular con gestos de rechazo a ser el centro de atención, simulando su triunfo. Él sabe que tiene en sus manos la imagen de Teresa y lo va a manejar con la sabiduría del falso silente.

Tengo que confesar que me creí poco a Bigote en esta relación, y mucho a Teresa. Pero ahora no sé muy bien quién de los dos no supo, o no quiso, asumir que había ciertos acuerdos que, al final, se olvidaron y despintaron un futuro que ahora creo habría sido más largo. Y no puedo llegar más lejos.

Lo único que me importa es que el daño sea el mínimo posible para Teresa, y que algún día Terelu y yo volvamos a quedar y nos dé alguna madrugada riéndonos y disfrutando como solo ella y yo sabemos. Si no pasara otra vez... me quedaré con esos recuerdos siempre.