En el punto de Mila

Amo a Pablo Alborán como artista y me apasiona como ser humano

Mila Ximénez
2.Mila Ximenez

Actualizado a

Tenía el ánimo para pocas movidas. Se me presentaban dos semanas de vacaciones sin tener claro qué hacer, excepto ver a mis nietos unos días en Marbella. Pero las cosas cambian cuando te dejas llevar. Me llamó mi amigo Rubén para pasar unos días con él en su casa de Ibiza. En un principio le dije que sí, pero luego me arrepentí. No sabía qué iba a hacer en una isla donde casi todos pesan entre 50 y 52 kilos y además repartidos en una musculatura perfecta. Era un trayecto a la caída al infierno de la autoestima asegurado. Así que lo llamé y puse de excusa la huelga de los taxistas. A tramposa no me gana nadie. Pero Rubén me pilla siempre y me propuso todo tipo de soluciones, ademas de pronunciar ese nombre mágico que me agiliza las ganas y las piernas. “¿Te vas a perder el concierto de Pablo Alborán en Mallorca?”. Y ahí mis miedos y mis dudas abrieron las compuertas de una patada y echamos a correr.

Relacionado con esta noticia


He pasado unos días en Ibiza mágicos y luego nos fuimos a Palma. Llegamos a la plaza de toros donde actuaba y vi una hilera interminable de gente llena de energía por ver a su ídolo. Cuando le veo antes de la actuación y le abrazo, veo al mismo niño que vi la primera vez. Sigue teniendo esa mirada limpia que jamás se empaña por más éxitos que viva. Y eso le hace inmensamente grande. Empieza el concierto y la gente enloquece cuando sale al escenario. Ninguna parafernalia. Sus músicos y su voz empezaron a llenar de magia el ambiente. Pablo podría salir desnudo de equipo. Su garganta es una sinfónica que es capaz de tocar cualquier acorde.

Amo a Alborán como artista, lo sabe todo el mundo. Pero me apasiona incluso más el ser humano. Él canta, contando. Y en cada letra nos transporta a un tiempo que hemos disfrutado o llorado. Pero al fin y al cabo nos arrastra a recuerdos que nos acarician. Cuando termina, él desaparece, las luces se apagan y todos nos quedamos con ganas de más. Sí. Es unos de los artistas más grandes que tenemos. Y el éxito se ha entregado a él sin rendición, dándole paso con reverencia incluida.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?