Corte y confección

"Tiene narices que Mila Ximénez sea la única empeñada en esclarecer qué es lo que le pasa"

Manolo Santana y Claudia

8 de febrero de 2018, 16:23 | Actualizado a

Cuando hace unos meses murió Ángel Nieto, recordaban las crónicas los nombres de otros héroes del deporte español en tiempos de precariedad: Pedro Carrasco, Paquito Fernández Ochoa y Severiano Ballesteros, ya fallecidos, y Manolo Santana, el único superviviente de aquella época dorada. El tenista, que cumplirá 80 años el 10 de mayo, ha sido hospitalizado tras unas últimas apariciones públicas que han provocado la alarma por su aparente mal estado de salud. Junto a él su cuarta esposa, Claudia Rodríguez, polémica compañera de vida que, desde que llegó a su vida, parece haberle apartado del mundo y, sobre todo de su familia. La paradoja es que únicamente Mila Ximénez, a quien tanto hizo sufrir el tenista, parece preocupada y conmovida por la situación de aislamiento que sufre Santana.

Relacionado con esta noticia

Manolo Santana estuvo casado Fernanda Dopeso, entre 1962 y 1980, y con ella tuvo tres hijos, Manuel, Beatriz, que ejerció de actriz, y Borja; en 1983 se casó con Mila Ximénez, madre de su hija Alba, de la que se divorció en 1986, y entre 1990 y 2008 estuvo casado con la modelo sueca Otti Glanzlielus. Durante su matrimonio con su primera esposa, el tenista tuvo una hija, Bárbara, fruto de su relación con una azafata de vuelo. En 2013, el tenista se casó con la colombiana Claudia Rodríguez, con quien sigue viviendo en Marbella. A pesar de haber pasado más de cincuenta años desde sus hazañas en las pistas de tenis, Santana sigue siendo un ídolo y un icono deportivo pero, poco a poco, ha ido perdiendo su aura mítica, sin que nadie, como ha criticado Mila Ximénez, ponga remedio para paliar el aparente secuestro al que le tiene sometido el entorno de su actual esposa. Mila ha denunciado que Alba, hija de ambos, ha llamado quince veces a su padre sin conseguir hablar con él y aunque nada se sabe de la relación del tenista con sus otros tres hijos, todo parece indicar que tampoco tienen relación con su padre. La colaboradora de ‘Sálvame’, que siempre ha dicho que lo único bueno de su matrimonio con Santana fue el nacimiento de su hija Alba, se ha embarcado en la cruzada de denunciar la situación de aislamiento que vive su exmarido que impide que sus hijos se acerquen a él. Hace ya algunos años, Claudia Rodríguez apartó a Borja Santana de Santana, de la dirección del club de tenis de Marbella que durante años ha regentado el tenista, para colocar a su propio hijo, en una oscura operación con la que, además de la vida controló los negocios de Manolo Santana.

Independientemente de sus asuntos sentimentales, Santana es una leyenda del deporte y tiene narices que Mila Ximénez, a pesar de todo lo que tiene que reprochar a su exmarido y quizá a ella misma, sea la única empeñada en esclarecer qué es lo que le pasa al tenista.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?