Sergi Arola, pesadilla fuera de la cocina

Sergi Arola

Actualizado a

Los cocineros se convirtieron en estrellas gracias a que Ferran Adrià se inventó la comida de colores, pero lo que les hizo verdaderamente famosos fue la televisión y el éxito de Karlos Arguiñano y su “rico, rico”. Ahora triunfa Jordi Cruz como jurado de ‘MasterChef’ y, en menor grado, el también cocinero Pepe Rodríguez, y en otros registros, Alberto Chicote, el de 'Pesadilla en la cocina'; los hermanos Torres en su programa homónimo y hasta Dabiz Muñoz, aunque este último bebe de la fama de su mujer, Cristina Pedroche. Pero hubo un cocinero al que la televisión se le indigestó: Sergi Arola que lo tuvo casi todo y lo perdió el mismo día en el que se lio a gritos en el reality 'Esta cocina es un infierno', donde coincidió con Bárbara Rey. Entre todos los cocineros triunfadores, a Sergi Arola, que tuvo sus estrellas en el firmamento Michelin, le ha tocado el papel de perdedor, el de cocinero maldito.

Arola, alumno de Ferrán Adrià y con varios restaurantes en marcha, algunos propios otros montados al amparo de sus recetas y de su nombre, perdió en aquel programa, en el que nunca debía haber participado, no solo su imagen amable sino también su sitio en la cocina, parece que quiso ser famoso antes que cocinero y en vez de refugiarse en los fogones, que controla como pocos, optó por el espectáculo. Pero, como explicaban en la famosa serie de televisión “Buscáis la fama, pero la fama cuesta...”, y muchos de los que consiguen ser conocidos, y sobre todo los que se encuentran con la fama de repente, acaban pagando un precio muy alto perdiendo la privacidad y hasta la intimidad y, a la larga, cada aplauso, cada elogio puede costar un desprecio, un insulto, cuando ya no se responde a las expectativas creadas.

A Sergi Arola le ha pasado lo que a la magnífica y sufridora y desgraciadamente fallecida Terele Pávez, a quien unos fotos junto a un mendigo convirtieron en mendiga. El cocinero, con imagen desaliñada, fue visto a las puertas de un hospital y esas fotos argumentaron una caída en picado y su ruina económica. Es cierto que, por problemas con Hacienda, perdió sus propiedades y también que sus desgraciados amores con la expresentadora Silvia Fominaya, tras separarse de su esposa y socia, Sara Fort (con quien tiene dos hijas) han afectado a su situación emocional; y hasta él mismo ha admitido que vive de prestado en la casa que le ha cedido un amigo. No es cierto que no trabaje, puesto que sigue asesorando a varios restaurantes dentro y fuera de España, pero sí lo es que incluso cuando estos días se ha defendido de quienes le han dibujado como un ser errante y acabado, Sergi Arola sigue pareciendo que su vida está algo descontrolada. La fama no le sienta bien, debería volver a los fogones; queman menos que los focos.

Más Sobre...

Sergi Arola Cocinero Jordi Cruz Pepe Rodríguez David Muñoz

Te recomendamos

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?