Corte y confección

Carlos Lozano, defensor del mismo Pueblo del que Belén es princesa

Carlos Lozano
Carlos Lozano

Más Sobre...

Sálvame

14 de febrero de 2018, 09:18 | Actualizado a

Soy telespectadora y no quiero que me defienda Carlos Lozano, es más, quiero que alguien me defienda de Carlos Lozano. El último encargo del presentador es ejercer en “Sálvame” del ahora llamado “Defensor del Pueblo”, una nueva versión del papel que ejercía María Teresa Campos como defensora de la audiencia, un puesto para el que se necesitan varias condiciones, la primera de ellas templanza de la que Lozano no ha oído ni hablar. Su estreno en el programa, con las señales de haberse sometido a un injerto capilar y la cara hinchada, no ha hecho más que crispar los ánimos de colaboradores e incluso de espectadores que, quien lo iba a decir, añoran a la Campos. María Teresa, que no lo hacía, podía meterse con cualquiera, su impecable trayectoria profesional la avalaba, pero Lozano pone el ventilador atacando a diestro y siniestro a Belén Esteban, Mila Ximénez, Kiko Hernández o Lydia Lozano cuando a tropelías profesionales no le gana nadie.

Lozano, que resultaba bastante insufrible, tuvo una epifanía cuando en 2001 le encargaron presentar la primera edición de “Operación Triunfo”, trabajo con el que, justo es reconocerlo, encontró su puesto en televisión. Había empezado unos años antes, tras ejercer de modelo, como sucesor de Joaquín Prat en “El precio justo”, concurso en el que conoció a Mónica Hoyos con quien vivió una relación sentimental y con quien tuvo una hija, Luna, antes de acabar como el perro y el gato. El éxito de Lozano en OT resultó efímero y el presentador fue de cadena en cadena pasando por alguna autonómica y hasta se trasladó a Perú, país de origen de Mónica Hoyos, para buscarse la vida. No tuvo mucho éxito pero ya con 50 años encontró otra novia peruana, llamada Miriam Saavedra que, con poco más de 20 años podía ser su hija. A punto de pasar al olvido estaba Lozano cuando le rescataron para participar en “Gran Hermano VIP” y gracias a sus salidas de tono y a su enfrentamiento con Mónica Hoyos a cuenta de las intromisiones de Miriam Saavedra, Carlos Lozano, sin que hiciera ninguna falta, ni nadie le echara en falta, volvió a nuestras vidas. Presentó “Granjero busca esposa” con poca fortuna y cuando parecía que definitivamente había vuelto a sus cuarteles de invierno, de nuevo recupera la primera línea de mar gracias a su puesto como Defensor del Pueblo, del mismo pueblo, sin duda, del que Belén Esteban es princesa.

Pues la princesa y el defensor del (mismo) Pueblo ya se han enzarzado en una primera pelea y aunque la Esteban también es de las que pierden la razón al mismo tiempo que los nervios, al lado de Carlos Lozano cualquiera se convierte en una adorable criatura. El presentador echó en cara a la colaboradora que no tuviera formación como periodista y tuvo el valor de ponerse como ejemplo, citando su currículo en Wikipedia. Pero vamos, Lozano, que tu entrada en la enciclopedia digital, en la que por cierto uno mismo puede adornar su trayectoria, no ocupa ni la cuarta parte. Eso sin contar los ataques a Mila por hablar de su familia; él que ejerció de macho dejando que se pelearon Mónica y Miriam; o reprochando a Lydia su pasado a cuentas de la historia de Ylenia. Cómo va a defender al pueblo, si no puede ni defenderse a sí mismo.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?