Pocas cosas hay que me gusten más que escribir sobre Terelu Campos. Cada uno tiene sus debilidades y yo tengo las mías. La hija de María Teresa Campos lleva a sus espaldas auténtica Historia de España. Así, sin paliativos. Desde su mítica ‘script’ junto a su madre hasta su ‘Con T de tarde’ -que todos sabemos que debería haberse llamado ‘Con T de Terelu’-, de sus momentos de oro en ‘Las Campos’ a su papel en ‘Paquita Salas’ que, sí, ilustra el fondo de pantalla del ordenador en el que estoy escribiendo. Para que el público en general se haga idea de la fascinación que la presentadora ejercer en cualquiera que sepa entender y apreciar lo que es la televisión. Y en ese currículum no podía faltar su paso por la primera edición de ‘Mask Singer’. Vamos, es que si alguien debía formar parte del elenco era Terelu.

Artículo relacionado

Tenía poca fe, lo reconozco, en el casting que iba a poder congregar el programa revelación de la temporada. Con la escuela ‘Tu cara me suena’, todo parecía apuntar más a exconcursante del talent de Manel Fuentes que al plantel de famosos que nos hemos ido encontrando. Si Georgina Rodríguez o Pepe Navarro sorprendían, desde luego ‘Mask Singer’ se ha llevado la palma contando con Máximo Huerta y la propia Terelu. Dos personalidades muy distintas, inesperadas y que nadie imaginaba metidas dentro de un disfraz e interpretando éxitos de todos los tiempos. Si esto nos ha ofrecido estas semanas, ¿qué nos esperará para la final? Pero volvamos a lo que estábamos.

Terelu debe divertirse más. Soltarse la melena, pasar de todo y entregarse al espectáculo. El show para el que se encuentra más que destinada. Basta echar un vistazo a los proyectos paralelos en los que se ha embarcado para darse cuenta que su cuerpo, perdón por el cliché musical, pide salsa. Los anuncios virales de ‘salseo’ -memes que corren por twitter como la pólvora-, las frases de Bárbara Valiente y ahora esta Cerdita que, sin duda, le va acompañar durante varias semanas. Lástima que no pueda recrearlo cuando llegue a ‘Viva la vida’. Aunque, conociéndola, algún guiño soltará.

Resulta inexplicable que no tenga ahora Terelu un programa entre manos. Más si cabe con el interés que siempre despierta una Campos. Pero no una colaboración puntual o una silla varias veces por semana, no, un programa donde ejerza de cabeza de cartel. Un espacio pensado para ella y en el que pueda dar rienda suelta a esa Terelu que fascina y que saca demasiado poco a relucir. Un ‘late night’, un programa de entrevistas, vamos, hasta uno de imitaciones, lo que sea. ¿MasterChef? También. ¿El concierto de Año Nuevo? Sin duda. ¡Todo le viene bien!

Desde este humilde rincón estamos más que entregados a la causa tereluliber pero ¿quién es capaz de rendirse cuando, tras aparecer dentro de un disfraz de cerda, comparte este fragmento en instagram? Larga vida a Terelu Campos.