No puedo evitar sentir un gustito inmenso cada vez que sintonizo 'Viva la vida'. Y eso que teniendo a Avilés entre su plantilla de colaboradores tampoco es que sea fácil. Ver a Emma García en su salón, rodada de lo más granado -entiéndanme- del panorama nacional me lleva a pensar en aquellas largas tardes en las que asistíamos perplejos a todo lo que pasaba en 'A tu lado'. Entonces estaba Raquel Morillas, ahora está Suso. O la desaparecida Ylenia, que no sabemos qué ha pasado televisivamente con ella. Poner a Emma es volver al hogar, a la inocencia de los primeros años de 'Gran Hermano', al germen de lo que es hoy 'Sálvame', aunque estos hayan logrado darle tal vuelta de tuerca que no hubiésemos llegado ni a imaginar. Esta semana han parido a dos Lydias Lozano en el que ha sido, sin duda, el giro que necesitábamos. Quiero ser amigo de las Lydias y que me lleven a una de sus fiestas con sandwiches de Rodilla. A ver si va a acabando la pandemia que se me acumula la agenda.

Artículo relacionado

En el saloncito de Emma puede pasar cualquier cosa. Lejos quedan los tiempos de Toñi Moreno donde reinaba el tono más amable, la entrevista más de tú a tú. 'Viva la vida' se ha reinventado y el público ha dicho un sí rotundo. Las trifulcas de los Matamoros, la presencia inestimable de Irene Rosales -cómo ha evolucionado y lo bien que está en su puesto- y la enésima bronca de Emma a Avilés amenizan unas tardes de fin de semana que cada vez, sí, se nos hacen más tediosas. Pero si hay tres reinas de 'Viva la vida' son, sin duda, las Campos. La dirección del programa, con todo el tino posible, ha encontrado en el histronismo contenido de Terelu, Carmen y Alejandra el ingrediente perfecto para dejarnos pegados a la pantalla. El clan Campos pisa fuerte y eso lo sabe cualquier hijo de vecino.

El distanciamiento de tía y sobrina se ha convertido en uno de los temas del momento. Magistralmente hilvanadas, nunca sabes con qué Campos te vas a encontrar pero tienes claro que el espectáculo no te va a faltar. Como en una opereta, las integrantes del trío entran y salen, se responden y callan, pelean y se reconcilian, miran a cámara y lanzan mensajes. ¿A quién? No lo sabemos. ¿Por qué? Poco nos importa. Queremos más y ellas, en el fondo, lo saben. Terelu, Carmen y Alejandra están pidiendo a gritos una nueva entrega de 'Las Campos'. Sería de justicia que se la concediésemos ya. La situación que vivimos hace complicada una grabación de un reality, lo sabemos, pero todo es salvable. El día a día de las hijas y nietas de María Teresa Campos es lo que necesitamos para sobrellevar este angustioso 2021. Con porras, sin porras o con lo que quieran. Dudo que no haya alguien ya en Mediaset preparándolo.

Desde este humilde rincón, en este lunes de febrero, solo tengo un deseo. Bueno, dos, ya que me pongo. Que regrese el docurreality que mejores memes nos ha dado en los últimos tiempos y que Mila Ximénez vuelva a recrear en algún momento el mítico 'no para no para no para' de su edición de 'GH VIP'. Se ha convertido la colaboradora en la reina de las reacciones en twitter, justo por detrás de Belén Esteban. Siempre hay una Mila que explica a la perfección tu estado de ánimo y eso, la verdad, solo lo consiguen las grandes.