Va a ser difícil que Chelo García-Cortés vuelva a pisar el suelo de los mortales. Y no le faltan motivos para estar contenta. La colaboradora aceptaba el reto de ‘Sálvame’ y, no sin cierto pesar, le quitaba el puesto a María Patió al frente de ‘Socialité’ este pasado sábado. Un reto para el que aseguraba sentirse nerviosa pero que desempeñó con solvencia. Piropos en redes, el beneplácito de la presentadora titular y, por si fuese poco, un dato de audiencia que consolida a la periodista como un valor en alza. El ‘Socialité’ de Chelo -el ‘socialiché’- se ha posicionado como el tercer mejor programa de lo que va de temporada. Ahí es nada.

Artículo relacionado

‘Sálvame’ ha creado un monstruo. Bueno, más de uno, la verdad, pero a este va a ser complicado retenerle. Con la sombra de ‘Pasapalabra’ soplándole la nuca, la dirección del buque insignia de Telecinco daba una vuelta de tuerca y creaba ‘Quiero dinero’, un programa dentro del programa que busca poner al límite a sus colaboradores a cambio de sustanciosas -ejem- cantidades de dinero. ¿La primera víctima? Chelo García-Cortés. No había un nombre mejor. Entregada al formato, dispuesta a todo y cuestionada por sus compañeros. Un golpe sobre la mesa que Chelo necesitaba como agua de mayo y un dinero que, la verdad, tampoco le irá nada mal.

En cosa de una semana, este ‘Quiero dinero’ nos ha dejado una de las imágenes más potentes de lo que llevamos de año, televisivamente hablando. Una Chelo armada con un soplete quemando en directo a Isabel Pantoja. En foto, claro, no en tonadillera. Lágrimas, ataques de ansiedad y un malestar en Cantora que podría volver a dinamitar el entendimiento entre las ¿amigas? Pero ni así ha pisado el freno la Cortés. Chelo está dispuesta a todo hasta que la dirección así lo quiera. Hasta a quitarle el puesto a una compañera.

Visto lo visto, Chelo García-Cortés merece su propio spin off de ‘Socialité’ y bautizarlo como ‘Socialiché’. Pese a la presión, a tener todas las miradas sobre su trabajo, a lo complicado que supone intentar ocupar el puesto de Patiño, Chelo ha salido victoriosa. Se ha llevado el reconocimiento del público, los aplausos de las redes y también un dato de audiencia que la sitúa en el top 3 de programas más vistos de la temporada. Medalla de bronce para la recién estrenada presentadora y un subidón que no entrará por el torno de Mediaset.

¿Será esta la consagración que buscaba como presentadora? Posiblemente no. ¿Le servirá para ganarse el respeto de sus críticos compañeros? Pues seguramente tampoco. No es ‘Quiero dinero’ más que un placer sublime para los adeptos a ‘Sálvame’. Un guilty pleasure que hace las delicias de los que cada tarde disfrutamos del programa pero que no logra arañar décimas a Robert Leal y sus roscos. Hace falta algo más para imponerse a ‘Pasapalabra’, un espacio que, además, los espectadores de Telecinco conocen muy bien. Eso sí, cualquiera se lo explica a Chelo. Que lo disfrute. Las alegrías, en ‘Sálvame’, duran bastante poco.