Vicky Martín Berrocal siempre luce una piel perfecta y con mucha luz. A sus 49 años apenas tiene imperfecciones y su truco, además de los tratamientos en cabina, es su cuidada rutina facial. Una piel bonita es el mejor maquillaje y la diseñadora tiene muy bien confeccionado su neceser de productos imprescindibles. Además es muy constante, otra clave para que la rutina facial sea exitosa. Vicky ha compartido con sus seguidoras los pasos de sus cuidados de rostro y hemos descubierto el producto estrella de su piel jugosa y sin arrugas. Y es perfecto para verano.

Artículo recomendado

Almudena Cid ficha un corrector de ojeras con vitamina C y cafeína que rejuvenece la mirada al instante

Almudena Cid ficha un corrector de ojeras con vitamina C y cafeína que rejuvenece la mirada al instante

Vicky Martín Berrocal utiliza una DD Cream de la firma Atashi, un producto básico para ese aspecto 'no makeup' y efecto buena cara, que le hace lucir radiante sin ponerse base de maquillaje. Además, esta DD cream hidrata la piel en profundidad al mismo tiempo que minimiza poros, atenua manchas, unifica el tono y trata las arrugas con retinol. Y se puede usar de día porque tiene pantalla solar de SPF15.

Vicky Martin Berrocal
INSTAGRAM @vickymartinberrocal

Las DD creams son de la familia de la BB creams y CC creams pero específicamente pensadas para las pieles más maduras. A partir de los 35 años, la piel hay que tratarla como una madura para que mantenga su firmeza, su luz y un tono bonito, además de atenuar líneas de expresión y arrugas. "Os doy un truquito. Si os aplicáis el sérum antes de la DD Cream, conseguís que el famoso efecto 'no makeup, makeup' dure más", ha explicado Vicky Martín Berrocal en sus stories.

DD Cream Atashi
ATASHI

COMPRAR

35,30 euros, (en El Corte Inglés).

La DD cream de Atashi Cellular que usa la andaluza proporciona un radiante tono dorado al instante, tiene efecto lifting y con su uso continuado devuelve la luminosidad a la piel. Además, nos ha gustado mucho que tenga efecto anti estrés con lo que evita ese aspecto fatigado y cansado que tantos años echa encima. Vicky Martín Berrocal lo aplica con los propios dedos y en 3, 2,1... ¡Buenísima cara!