El Festival de Venecia ha sido una de las mejores inspiraciones para el mundo de la moda y la belleza, para conocer de cerca alguna de las tendencias más buscadas de esta temporada, como el 'dark smokey eye' en sus infinitas versiones. Una tendencia que ya nos adelantaba la Semana de la Alta Costura, con firmas como Chanel, donde encontrábamos eyeliners de lo más marcados y atrevidos siguiendo con esa tendencia de fantasía que lleva varias temporadas.

Artículo recomendado

Los 5 pasos para realizar una rutina facial completa por las mañanas

Los 5 pasos para realizar una rutina facial completa por las mañanas

En sus propuestas encontrábamos maquillajes de ojos dramáticos, donde los delineados más simples pasaban a un segundo. plano para crear diseños más originales. El festival de Venecia ha sido la mejor confirmación de que la mirada será la clave de cualquier maquillaje natural, con una mayor dramatización. La encargada de confirmárnoslo ha sido Irina Shayk, quien ha apostado por un eyeliner cisne con una sombra negra muy marcada.

Irina Shayk
Gtres

Se trata de un maquillaje cat eye muy marcado en todo el párpado que va desde la zona del lagrimal y se extiende más allá del final del ojo, para alargar más la mirada. Un delineado muy pigmentado que no necesita nada más que un look muy sencillo, y que centra toda la atención en sus ojos claros, llevándolo junto a unos labios de color nude y un toque de color en sus mejillas. Este maquillaje acompañaba a un recogido pulido que dejaba todo el rostro despejado, y que redondeaba este look de cisne negro.

Irina Shayk
Gtres

En cuanto a su estilismo, elegía un vestido largo de seda negro con cola, tirantes finos y escote de pico. Así se convertía en una de las protagonistas absolutas de la alfombra roja del Festival de Venecia.