Tendemos a pensar que la máscara de pestañas solo puede ser negra, pero para que la mirada consiga ganar más enfásis es necesario saber qué color va con nuestros ojos para conseguirlo. Esta temporada, te proponemos perder miedo a los pigmentos, y darle más protagonismo a esta zona del rostro tan clave para cualquier maquillaje.

Artículo relacionado

Para ello, hay que olvidar por un momento la forma de los ojos, y prestarle más atención al iris, ya que es la parte que presenta los argumentos de mayor peso a la hora de crear una plantilla con la que jugar con las sombras, el eye liner, o, en este caso, la máscara de pestañas. Pero, ¿qué tipo de color va con nosotros? Eliecer Prince, make up de Guerlain, nos da las principales claves para ello.

  • Máscara negra

Resulta infalible para destacar esos ojos difíciles de etiquetar bajo un prisma cromático. Pardos, grisáceos, violetas, ambarinos… Un toque “noir” es lo que necesitan para definirse

máscara de pestañas
Guerlain

Comprar

Su fórmula aporta un 112% más de volumen, mientras riza y alarga. Su cepillo de fibras dispuestas en forma de trébol permite llegar a cada rincón. (27,95 euros), de Guerlain

  • Máscara marrón

Los ojos azules y verdes, en especial los de tonalidades más claras y cristalinas se definen perfectamente con una máscara de pestañas en marrón intenso

Máscara de pestañas marrón
Lancôme

Comprar

Una máscara de pestañas de textura ultra ligera, que cuenta con un cepillo especialmente diseñado para la curvatura de las pestañas, consiguiendo separarlas una a una desde la raíz hasta las puntas. (20,95 euros), de Lancôme

  • Máscara azul

Marrones, negros, avellana… es cierto que la máscara negra les ayuda a mirar con mayor profundidad, pero el azul ahumado aporta una intensidad extraordinaria. Eliecer Prince recomienda aplicarla solo en las puntas para abrir aún más la mirada combinándola con cualquier otro color de base

Máscara de pestañas azul
Dior

Comprar

Una máscara enriquecida en microfibras, que consigue un efecto de pestañas postizas con tan solo una pasada. Su aplicador limita el contacto de la fórmula con el aire para que la máscara no se seque, y su resultado sea óptimo durante mucho más tiempo. (32,95 euros), de Dior