Aunque cada temporada las tendencias beauty se actualizan constantemente, hay algunas propuestas que consiguen estar siempre entre las tres protagonistas. En clave de peinado, el corte bob se posiciona como la opción más demandada de este último año, pero si hablamos del color, son las mechas balayage las encargadas de protagonizar la mayoría de cambios de look. Pero, como este sector siempre significa un cambio continuo, ha surgido una nueva tendencia a partir de las clásicas mechas: las retro o Face framing hair.

Artículo relacionado

Este look se centra en dar más luz al rostro, con un resultado mucho más evidentes que las clásicas balayage: solo se necesitan dos únicas mechas gruesas adelante en un color opuesto al de la melena. Un estilo con el que viajamos a los años 90, y que solo es apto para las más atrevidas.

Aunque las primeras propuestas que surgieron estaban sobre un cabello castaño o moreno, esta tendencia se ha adaptado a todo tipo de color, siendo la mejor alternativa a lo aburrido otros looks con clave multicolor.