El aceite facial se ha convertido en uno de los básicos de belleza por excelencia en cualquier neceser. Un producto que gracias a su particular textura y su alta concentración de activos hace que se conviertan en el aliado perfecto a diario, no solo como un único producto de un uso, sino también en combinación con otros.

Artículo relacionado

No hace tanto tiempo que se empezó a conocer las grandes facultades de este producto para la piel, descubriendo que nutren a profundidad y regeneran, y posicionándose así como una de las mayores ofertas del mercado. Una popularidad que ha hecho que, por fin, se empiece a perder el miedo a estos aceites, incluso con la piel grasa. Porque la respuesta es sí, si tienes la piel grasa también puedes utilizarlo si buscas el adecuado para ella. Estos tipos de aceites no saturan la superficie, sino que penetran más allá de los poros para nutrir el interior de la piel.

Por eso, es necesario que descubras todos los usos que puede tener. Y para aprovechar cada gota, contamos con los consejos de Laura Romero, Directora de formación de Guerlain, quien nos enseña a sacarles el máximo partido.

Una gota

Basta añadir una única gota de aceite a nuestro tratamiento hidratante o anti-edad habitual para darle un extra de jugosidad y nutrición a la piel.

Dos gotas

Para un maquillaje de efecto jugoso, nada como este pequeño truco: tras aplicar la base por todo el rostro, se vierten dos gotas en la mano y se aplican, mediante toquecitos muy suaves, sobre las áreas altas del rostro pómulos, frente y barbilla para crear un efecto de iluminador muy favorecedor.

Tres gotas

Es el mejor remedio para un rostro cansado, o falta de luminosidad: el aceite proporciona vitalidad a la piel. Idóneo tras haber pasado una noche corta o para reavivar el rostro en cualquier momento. ¿El secreto? Aplicarlo con un suave masaje de movimientos ascendentes.

Cuatro gotas

El tratamiento de noche perfecto: basta una gota en cada mejilla, frente y cuello para desatar todo el poder reparador y nutritivo de este elixir cosmético. Solo o bajo la crema de tratamiento habitual, gracias al aceite la piel despierta más jugosa y radiante.

Aceite facial
Guerlain

Comprar

Una fórmula revolucionaria a base de Miel de la Abeja Negra de Ouessant y Jalea Real, que alía el poder de un sérum, la riqueza de un aceite y la frescura de una loción. La piel se redensifica y alisa de forma espectacular en un instante. (110,55 euros), de Guerlain

Aceite facial
Kiehl's

Comprar

Se trata de un aceite de Cannabis, formulado a partir de ingredientes 100 % naturales. Un producto pensado para calmar la sensación de piel estresada y tirantez al instante, además de nutrir y reforzar la barrera natural de la piel, incluida las más sensibles y grasas. (45 euros), de Kiehl's

Aceite facial
Clarins

Comprar

Un aceite pensado para las pieles más deshidratadas. Compuesto por aceites esenciales, se trata de un producto que tonifican, revitalizan y devuelven la luminosidad a la piel, además de prevenir la formación de líneas de expresión. (44,23 euros), de Clarins