Las temperaturas cada vez más bajas, menos horas de luz solar, viento, lluvia, son algunos de los factores que definen el invierno, y que nos confirman que estos próximos meses nuestra piel puede estar con las defensas más bajas. El frío puede ser muy perjudicial para ella, sobre todo en las partes más expuestas a los factores climáticos, como la cara, el cuello y las manos. “Cada vez más personas se dan cuenta de la importancia de proteger la piel de la exposición al sol en verano, pero en invierno muchas se olvidan de cuidarla. Aunque, con menor intensidad, seguimos estando expuestos a la radiación del sol y, además, se añade la agresión del frío”, alerta Mónica García Bodini, socia y fundadora de Hyperlink.

Artículo relacionado

Por eso mismo tenemos que ser conscientes de que es necesario cuidarla de forma adecuada con productos que disminuyan o eviten el deterioro. Te contamos cuáles son los consejos que deberías llevar a cabo para lucir una piel sana e hidratada estos meses.

  • Hidratarse bien

Es importante mantener hidratada la piel en cualquier época del año, pero en invierno es conveniente hacerlo con ingredientes altamente hidratantes como es el caso del aloe vera y componentes que activen la circulación, como el gingko.

crema hidratante
Vera Green

Comprar

Esta crema creada con ingredientes naturales, y aloe vera como componente principal, es perfecta para esta época de invierno. (31,99 euros), de Vera Green

  • Evitar los excesos alimentarios

No solo el frío afecta a la piel, también lo hace el abuso del alcohol, los dulces y las comidas ricas en grasas saturadas que se suelen hacer en Navidad. Al tomar alcohol con frecuencia o en gran cantidad se altera la función del hígado y se puede provocar el envejecimiento prematuro de la piel, la deshidratación y la pérdida de nutrientes.

  • Evitar las duchas con agua muy caliente

Aunque el frío de la calle incite a tomar un baño de agua caliente, hay que tener presente que las altas temperaturas del agua de la ducha eliminan los aceites naturales protectores de la capa externa de la piel, lo que hace que quede seca y sin brillo. Además, a largo plazo, ducharse con agua demasiado caliente puede acelerar el envejecimiento de la piel, al perder elasticidad y resistencia.

  • Mantener una rutina de belleza diaria

Además de la crema hidratante, es importante añadir más cosméticos a tu rutina diaria, y no olvidarte de llevarla a cabo cada día. ¿Qué más necesitas? Un sérum, un contorno de ojos y una crema de noche.

Serum concentrado
Shiseido

Comprar

Formulado con la exclusiva tecnología que combina una mezcla botánica de Gingko, shiso japonés y tomillo aromático, el tratamiento aumenta la inmunidad natural de la piel para mejorar la textura y el tono. (142,45 euros), de Shiseido

Contorno de ojos
Avène

Comprar

Un contorno de ojos que además de hidratar la zona, tiene poder antioxidante y antiarrugas, y sustancias calmantes y desensibilizantes que aporta una rápida sensación de bienestar. (19,99 euros), de Avène

Crema de noche
Estée Lauder

Comprar

Una crema específica de noche que hidrata intensamente la piel y la libera de las toxinas creadas durante el día. (58,95 euros), de Estée Lauder