Desde hacía años se decía que Xandra era el ‘ojito derecho’ de Carlos Falcó, fallecido a consecuencia de esta crisis sanitaria que ha supuesto el covid-19. Pese a que Tamara, con su espontaneidad y su simpatía siempre le sacaba las mayores sonrisas a “papi”, su hermana mayor contaba con una complicidad estrechísima.

Artículo relacionado

Tamara se ha convertido, por deseo de su padre, en la nueva Marquesa de Griñón, sin embargo, será Xandra la que ostente los títulos de gerencia de la empresa que les convirtió en una familia de alto poder adquisitivo. Pero esto no es novedad para Falcó, pues lleva años dedicándose, en la sombra, a dirigir esta empresa vinícola que tantas alegrías les ha dado. Aprendió del mejor pues, codo con codo, trabajó junto a su padre y fue sucediéndole hasta llegar a manejar el grueso de la empresa.