Kiko Matamoros y su novia, Marta López Álamo, no se quedaron en casa en la noche del viernes para ver la gran final de 'Supervivientes'. Al igual que Carlota Corredera, decidieron montarse un plan alternativo que no fue otro que asistir al concierto que Miguel Poveda ofreció en la plaza de la Armería de Madrid.

Artículo relacionado

Felices y muy cariñosos, Kiko Matamoros y Marta López Álamo llegaron cogidos de la mano y no dudaron en darse un beso a petición de los periodistas. Dicen que Kiko, desde que está con Marta, está mucho más feliz y él no va a ser quien lo desmienta, sino todo lo contrario.

Pronto Kiko Matamoros será abuelo de nuevo, ya que su hija Laura está embarazada de otro niño. "¿Si yo estoy preparado? Estoy ilusionado, pero preparado, que se preparen los padres". Y, claro, había que preguntarle a la pareja sobre la posibilidad de que ellos sean padres también. "Yo siempre he dicho que primero la boda y luego el bebé", dijo Marta.

"La boda, al ritmo que va la vacunación, yo creo que será pronto", dijo Kiko Matamoros. "A mí me da igual la fecha, aunque eso lo marca un poco el lugar donde te cases", añadió. Por el momento, Marta no ha querido mirar vestidos de novia. "No quiero mirar nada hasta que no me lo pida, no sea que se gafe", aseguró.