Uno de los invitados más aplaudidos a la llegada y a la salida de la boda de Felipe Cortina y Amelia Millán fue Colate Vallejo-Nágera, que no dejaba de saludar a la gente y recibir el cariño de la gente que se agolpaba en las cercanías de la iglesia de San Bartolomé Apóstol del pequeño pueblo de Retuerta del Bullaque, en Ciudad Real, donde tuvo lugar el enlace.

Artículo relacionado

Abanico en mano para aplacar el calor, Colate se mostró tan simpático como en él es habitual. El exmarido de Paulina Rubio, madre de su único hijo, Andrea Nicolás –al que, cariñosamente, llaman Nico–, salió encantado de la boda. "Me he emocionado sí, me han entrado muchas ganas", comentó.

Colate y su hijo se encuentran en España y espera quedarse aquí una larga temporada. Normalmente, Colate reside en Miami, que es donde Paulina tiene radicada su residencia y la de su hijo.

Y como dicen que de una boda sale otra, había que preguntarle a Colate qué tal anda de amor. "Espero encontrar una mujer para mí... Estoy ojeando", dijo, con buen humor.

¿Quieres saber qué más nos ha contado? No te pierdas este vídeo.