“Hablando de brazos... ¿Letizia?”. Seguramente no hay nadie que, en un momento o en otro, no haya hablado de los brazos de la reina. Y no es para menos. No solo porque suele presumir de ellos en actos públicos, sino que su evidente buena forma destaca con entidad propia. Pilar Eyre desgrana, en su blog de 'Lecturas', el origen de la transformación física que ha experimentado la reina en los últimos tiempos. Y no, no son precisamente la cirugía y los retoques.

Artículo recomendado

El padre de Charlene de Mónaco habla por primera vez y destapa el panorama desolador vivido en Sudáfrica

El padre de Charlene de Mónaco habla por primera vez y destapa el panorama desolador vivido en Sudáfrica

“Aunque haya mucha leyenda urbana sobre sus cambios físicos, me dicen que su principal trasformación la debe a la hora diaria de pilates que realiza con un exigente entrenador en el gimnasio particular de la Zarzuela”, apunta la periodista. “Se ha convertido también en una adicta al “masaje de remonte”, una técnica para conseguir unos brazos y rostro firmes solo con intervención manual y cremas”.

Sin duda, no es la primera integrante de la Casa Real que recurre a técnicas para preservar la juventud. Tal y como apunta Pilar Eyre, “la reina Victoria Eugenia, bisabuela de su marido, dormía a veces con un bistec crudo en cada mejilla y por la mañana se ponía crema Pond’s, de la que llegó a ser imagen”. También la reina Sofía, que según la periodista, “utiliza productos naturales de una famosa firma inglesa”.

Letizia

Pilar Eyre desvela el origen de la transformación física de la reina Letizia

GTRES