Érase una vez cinco hermanas cuyos nombres todos empezaban por K: Khloé, Kim, Kourtney, Kendall y Kylie. Una magnífica estrategia de márqueting de su madre y mánager: ¡Kris!

 

Todo el mundo las conocía como el 'klan Kardashian', aunque en realidad las dos pequeñas eran fruto de una segunda relación de la madre y se apellidaban Jenner. Todas se pirraban por la moda desde pequeñas y eran las reinas de los 'selfies'. En fin, que todas querían ser modelos. Pero solo una lo consiguió: Kendall.

 

Estos días se celebra la New York Fashion Week y Kendall, que juega en casa, tiene la agenda a reventar. ¡La chica es que no se baja de la pasarela! Oscar de la Renta, Marc Jacobs, Donna Karan... Todos los grandes la reclaman. En cambio, Kanye West, su cuñado, no contó con ella para su show, sino que escogió a su hermana pequeña, Kylie. ¿Ha nacido una nueva estrella de las pasarelas dentro del klan?