La casa Schiaparelli organizó anoche en la Escuela Superior de Artes Decorativas de París una fiesta para celebrar la espléndida colección que ha diseñado Christian Lacroix para la mítica firma.

Una fiesta en la que pudimos ver a Tamara Falcó posar junto al modisto Lacroix, a Rossy de Palma y a una siempre excesiva Victoria Abril, empelucada viva, junto a uno de los diseñadores que mejor han sabido captar su escencia: Jean Paul Gaultier.