¡Menudo susto! Los supervivientes están pasando auténticas calamidades en los Cayos Cochinos, además de la lluvia, el tiempo y el frío no tienen apenas comida y los insectos le han invadido. No obstante es la falta de alimento lo que tiene a los concursantes de Supervivientes 2020 en un estado muy bajo, y de ahí, y con la esperanza de llevarse algo al estómago, el ímpetu que ponen en cada prueba de recompensa.

Artículo relacionado

En la gala los supervivientes han peleado por grupos para comerse una pata de cerdo asada, que tenían que comerse a bocados con un tiempo limitado. Los ganadores han sido los mortales, pero Lara ha permitido que los siervos comieran algo de carne en 30 segundos. El ansia de los concursantes por comer la máxima cantidad posible les ha dado un buen susto y es que Jorge Pérez se ha atragantado al llenar tanto su boca y apenas poder tragar.

Jorge Pérez atragantamiento

Jorge Javier hablaba con Lara cuando el guardia civil ha empezado a tambalearse y echarse hacia adelante con la comida atrancada en la garganta, sus compañeros se han dado cuenta y han ido rápidamente a socorrerle. Así, le han dado golpes en la espalda en unos segundos agónicos en los que el concursante seguía sin poder respirar. Finalmente ha podido reaccionar y ha sido incluso capaz de beber un poco de agua.

La conexión se ha cortado pero rápidamente, desde plató, Jorge Javier Vázquez ha querido tranquilizar a todo el mundo. El concursante se encuentra en perfecto estado y todo ha quedado en un pequeño (gran) sobresalto.