Supervivientes 2020 vivía el pasado jueves 7 de mayo un auténtico momentazo. Ana María Aldón cumplía su promesa y cambiaba de ‘look’ en directo. La mujer de Ortega Cano, que está demostrando no tenerle miedo a nadie, acordó con Lara Álvarez durante la mesa de tentaciones que se raparía a 15 milímetros a cambio de tres cocidos. Dicho y hecho. Más valiente que nunca, terminaba por cortarse la coleta.

En un principio, Ana María se mostró encantada con el resultado. “¿Habéis visto qué guapa me han dejado en la peluquería?”, bromeaba con sus compañeros tras la gala. “Me he sentido muy contenta cuando me estaban rapando el pelo, muy relajada, he dejado atrás muchas cosas. Pensé que me iba a sentar mal y que me iba a poner a llorar pero, por ahora, no, aunque no me he visto todavía en el espejo”, continuaba.

Artículo relacionado

Sin embargo, el paso de los días han comenzado a hacer mella en la concursante. Ana María parece ‘arrepentida’ de haber dado el paso y, aunque todos coinciden en que le pelo corto le sienta fenomenal, ella no deja de pensar en que no se va a gustar nada ante el espejo. Además, necesita con urgencia saber cuál es la opinión de su marido. "Yo no me veo, mi entorno no me ha dicho nada, bueno Rocío sí pero la opinión de mi marido es muy importante", ha asegurado.

Mientras tanto, ya ha encontrado la solución para no mostrar demasiado su nuevo y comentado ‘look’. ¡Dale al play para descubrirlo!