Hace tres años, las imágenes de la cantante en biquini, marcando costillas, daban la vuelta al mundo. “Tuve problemas con la comida. Se me olvidaba comer y me escudaba en el trabajo. Es importante darse cuenta y cambiar de actitud”, confesaba Shaila hace tres años en Lecturas. Desde entonces, sin embargo, tanto ella como su familia, han negado la existencia de un trastorno alimentario.

 

Encuentra el texto completo y las imágenes del reportaje esta semana en la revista Lecturas. 

 

Y aquí, el vídeoclip de la polémica.