El lunes recobró la consciencia y el martes ya se ha levantado de la cama, la mejoría de Antonio Carmona tiene a sus seres queridos locos de contentos, en especial a su mujer, Mariola Orellana, y a sus hijas, Marina y Lucía.

Artículo relacionado

El nuevo parte médico no deja lugar a dudas, la evolución es evidente y da alas a la esperanza. “El paciente ha experimentado una gran mejoría y se encuentra consciente, tranquilo, sin fiebre, iniciando alimentación y movilización al sillón”, se lee en el comunicado enviado por la Dirección Médica del Hospital San Francisco de Asís, donde ingresó la pasada semana tras una infección bucal provocada por unos implantes dentales.

Por lo tanto, no solo está consciente, sino que también se mueve, sale de cama y hasta se sienta en uno de los sillones de la habitación de la UVI. Además, ha empezado a comer sin necesidad del gotero.

Y ahí no acaban las buenas noticias para los Carmona y los amigos del líder de Ketama. “Si la evolución continúa siendo favorable podrá pasar a planta en las próximas 24-48 horas”.

El fin de semana fue de lo más angustioso, pues Mariola afirmó que la mejoría no era tan rápida como ellos esperaban; pero, dos días más tarde, Antonio parece haber metido la directa y ha mejorado a pasos agigantados. De aquí a nada, estará de nuevo en casa y este paso por la UVI quedará solo en un tremendo susto. Ahora sí que sí Carmona está de vuelta.