María Jiménez está hecha de otra pasta. La cantante ha demostrado tener una fortaleza y unas ganas de vivir fuera de este mundo ganando definitivamente la batalla a las duras pruebas que su salud le ha puesto este último año.

Artículo relacionado

La artista ha reaparecido en televisión, en 'Sábado Deluxe', tras debatirse entre la vida y la muerte, y lo ha hecho llena de energía y celebrando la segunda oportunidad que le ha dado la vida: "No sabía que se me quería tanto", ha dicho emocionada.

María ha relatado a Jorge Javier Vázquez cómo vivió su enfermedad, aunque reconoce que nunca ha sentido miedo. "Llegué muerta al hospital y he resucitado, y aquí estoy", ha contado a Jorge Javier. La artista ha contado que aún tiene "hormigueos en las piernas" pero que tiene muchas ganas de recuperarse.

Una vivencia gracias a la que ha aprendido mucho. "Esto me ha ayudado a reencontrarme con amigos del pasado", ha dicho lamentándose al mismo tiempo del mal rato que ha hecho pasar a los suyos. "Yo no lo he pasado mal, lo peor que llevo es lo que ha sufrido mi hijo, mi hermana...", ha revelado. Su hijo, Alejandro Sancho, siempre se mostró optimista con el estado de salud de su madre públicamente, pero en el 'Deluxe', María Jiménez ha revelado el dolor que el joven ha pasado durante sus largos meses de convalecencia.

La cantante tuvo que ser intervenida de una obstrucción intestinal que la tuvo dos meses en la UCI debatiéndose entre la vida y la muerte por culpa de un virus cogido en el propio quirófano. Pero contra todo pronóstico y el calor de sus seres más queridos salió adelante de forma milagrosa.