Se llama Rodrigo Alves pero por su nombre nadie le reconocería. Otra cosa es si nos referimos al Ken humano. Así es como la prensa lleva años refiriéndose a este fanático de la cirugía plástica que ha decidido remodelar todo su cuerpo para parecerse al mítico novio de Barbie, la muñeca. Más de 60 operaciones y unos 600.000 euros han sido necesarios para que Alves llegue a tener su aspecto actual. Pero parece que no está satisfecho todavía...

Artículo relacionado

Una improvisada comida ha sido el último de los eventos en que hemos podido ver a Rodrigo Alves, el conocido como 'Ken humano'. Y no será porque no se deja ver habitualmente, claro. En los últimos tiempos, no ha habido acontecimiento con celebrities que no haya contado con su presencia. Sin duda, lo de 'socialité' está hecho para él. Nadie tiene muy claro a qué se dedica pero todo el mundo conoce su nombre.

Alves había quedado con la no menos llamativa Phoebe Price, actriz y también socialité. Ambos, acompañados de su perrito, disfrutaron de un brunch en una de las mejores zonas de Beverly Hills. Otra cosa no, pero saben dónde deben ir. Encantados con la presencia de las cámaras, Rodrigo y Phoebe se dedicaron a hacer todo tipo de monerías para que pudiesen fotografiarlos sin dificultad. ¡Así nos gustan! Facilitando el trabajo a los compañeros.

Alves se encontraba a punto de someterse a la última de sus operaciones. El socialité se ha quitado cuatro costillas para poder presumir de cintura de avispa. El resultado hemos podido verlo a través de su perfil de instagram, donde el Ken de carne y hueso ha posado con un corsé que todavía evidencia, más si cabe, las consecuencias de la operación.

Por el momento, Alves ha reconocido que lleva más de 60 intervenciones en su cuerpo y unos 600.000 euros invertidos en convertirse en la réplica humana del mítico Ken, el novio de la muñeca Barbie. Ahora, tal vez el resultado no era el que el mundo esperaba... Eso sí, si a él le gusta, ¿quiénes somos los demás para opinar? Con su cuerpo y su dinero puede hacer lo que quiera.