Este es el fragmento en el que Pilar Eyre desvelaba en su blog de lecturas, del 30 de marzo de 2016, la mala sintonía etre la reina emérita y la reina Letizia.

"Eh, ustedes, psit, psit ¿han visto el domingo lo de Palma, el posado real, la abuela y las nietecillas? Pues yo les voy a explicar que, más que real, ¡era puro teatro! Hace poco, en una escapada a Grecia, doña Sofía, después de comer con su familia hizo un aparte con su prima alemana y le contó emocionada lo responsable que se había vuelto Juan Urdangarín y lo educada que era Victoria.

Artículo relacionado

La prima preguntó cómo estaban Leonor y Sofía. En ese momento pasó un ángel y se oyó nítidamente la respuesta de nuestra reina. Con mucha tristeza respondió, “no lo sé…” Se extrañó la prima, a Sofía se le llenaron los ojos de lagrimas y confesó con voz quebrada “¡no sé cómo están! ¡no las veo nunca! ¡no me dejan verlas!”. Se quedaron todos estupefactos y la reina añadió con amargura “yo, que vivo al lado, no puedo ir a su casa ¡y sin embargo la madre de Letizia está siempre ahí metida!”.