Sus seguidores aclamaban su regreso, pero se hacía de rogar. Alba Carrillo decidió hace aproximadamente mes y medio que tomó la firme decisión de 'desconectar' de las redes sociales. Las masivas críticas de las que estaba siendo objeto ayudaron a tomar esta actitud. Ahora, después de más de sesenta días, la modelo parece haber recapacitado, 'desconectado' y regresa con fuerza para alegría de sus seguidores. Su regreso ha sido parafraseando a Julio Cortázar: "Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo". Esto es lo que escribía Alba junto a una fotografía en blanco y negro de cuando ella era adolescente.

Artículo relacionado

Antes de activar su cuenta de Instagram, la madrileña regresaba a las pasarelas. Lo hacía en jerez en un desfile de moda flamenca, con los diseños de Pol Núñez. Entonces no quiso hacer declaraciones de ningún tipo. Prefería guardar silencio. Tras una etapa convulsa por la separación de su ex marido, Feliciano López, Alba prefiere andarse ahora con pies de plomo.

Este tiempo en el ostracismo le ha servido para conseguir esa templanza que necesitaba, ya que la vehemencia le ha jugado últimamente malas pasadas. Por eso ahora prefiere estar más comedida. Incluso ha solicitado a Feliciano, a través de su abogada, llegar un acuerdo de divorcio.