Manolo Santana ha cumplido 78 años. Una vida dedicada al tenis, en la que además de cosechar grandes éxitos en las pistas, Santana ha sido todo un rompecorazones, un Don Juan al más puro estilo español.

Cuatro matrimonios avalan la trayectoria amorosa del deportista y a sus setenta y ocho años sigue siendo todo un conquistador.

Su última boda, hace tan solo tres años ha sido con la colombiana Claudia Rodríguez, con quien llevaba saliendo más de cinco años y se casaron en la meca del tenis, Wimbledon. Con Claudia, Santana ha recuperado la sonrisa. Se siente joven y feliz y no hay nada que pueda quitarle la alegría.

Artículo relacionado

Sin embargo, no siempre ha disfrutado tanto de esta felicidad. Sus tres anteriores matrimonios terminaron en fracaso. Divorcios sonados y más o menos mediáticos que dieron más de un disgusto al deportista. La primera fue Fernanda Dopeso. Con ella estuvo casado casi veinte años y es la madre de tres de sus cuatro hijos: Manuel, Beatriz y Borja.

Después de un divorcio un tanto traumático llegaría a su vida Mila Ximénez, ahora colaboradora de Sálvame. Con Mila solo estuvo tres años, tiempo suficiente para tener a su cuarta y de momento última hija, Alba. Después vendría la modelo sueca Otti Glanzielus, a quien dedicó dieciocho años, pero el amor se les terminó en 2008.

El tenista no cabe en sí de felicidad junto a su actual mujer y es ella quien le ha preparado una de las celebraciones más inolvidables de su vida. Ahora juntos disfrutan de una etapa tranquila para el deportista.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado