El enfrentamiento entre Raquel Sánchez Silva y la familia de Mario Biondo parece no tener fin. Unos desconfían del suicidio del cámara y la otra está harta de leer comentarios injuriosos contra ella. Por eso los demandó.

La vista tuvo lugar el lunes 25 de enero, y la presentadora puede estar contenta, la Justicia le ha dado la razón. Santina, Giussepe y Emanuela se han dedicado a verter insultos sobre ella dese que Mario apareciera muerto hace cerca de 3 años. Los improperios, siempre publicados en las redes sociales y de manera pública, iban dirigidos no solo a herir a la comunicadora, sino también a desprestigiarla, o, al menos, eso ha sido lo que ha visto el juez encargado del caso y que ha sentenciado a la familia Biondo a pagar 3.000 euros en concepto de daños morales. Además, los obligará, a cada uno, a pasar 8 días de localización permanente, tal y como señala Vanitatis.

“La familia Biondo ha venido realizando una serie de manifestaciones y comentarios de alto contenido vejatorio e injurioso referidos a la persona de Raquel Sánchez Silva”. Se puede leer, y, además, la sentencia se acompaña de los gravísimos insultos en los que la tachan de “devoradora de hombres”, “viuda alegre”, "bastarda" o amenazas como esta “destruiremos tu vida”.

Una buena noticia para Raquel puesto que la petición de absolución de la familia fue rechazada de lleno, ya que para el juez el dolor por haber perdido a un hijo “no los legitima para efectuar tan graves acusaciones”.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado